Archivo de Público
Martes, 18 de Enero de 2011

España tratará de certificar su pase a la segunda fase del Mundial de balonmano ganando a Egipto

EFE ·18/01/2011 - 14:41h

EFE - El jugador de la selección española de balonmano Julen Aguinagalde Akizu (i) intenta anotar ante el equipo alemán, durante el partido correspondiente al mundial de balonmano que se disputó ayer en Kristianstad, Suecia.

La selección española de balonmano tratará de certificar mañana (20:30) su pase a la segunda fase del Campeonato del Mundo con un triunfo sobre un Egipto, que en nada se parecerá al equipo que cayó, apenas hace unas semanas, por un contundente 37-21 ante España en Murcia.

Un duelo en el que como reconoció el técnico egipcio, el alemán Jorn Uwe Lommel, reservó durante más minutos de los convenientes a sus principales estrellas, con el objetivo de no dar más información de la necesaria al combinado español.

Estrellas entre las que sobresale Ahmed El Ahmar, un explosivo lateral, aunque también puede hacer las funciones de extremo derecho, sobre el que pivota todo el juego ofensivo del conjunto Egipcio, que necesita la victoria para seguir manteniendo vivas sus opciones de clasificación.

Aunque por encima de individualidades, entre las que también destacan los extremos de Belal Awwad y Moustafa Sayed o el lateral izquierdo Mohamed Abdel Wares, la principal preocupación del conjunto español será la agresiva defensa abierta que suelen plantear los subcampeones de África.

Una defensa muy parecida a la que España ya padeció ante Túnez y que tantos problemas causó al equipo español, que deberá ahondar en la ligera mejoría que mostró en ataque ante Alemania, en especial, en los últimos minutos, en los que por primera vez en el torneo pudo conectar con el pivote Julen Aguinagalde.

La figura del jugador del Ciudad Real se antoja decisiva en un choque en el que España no debería sufrir, si logra aprovechar los espacios que deja la adelantada defensa egipcia, para surtir de balones al pivote guipuzcoano.

Menos dificultades se prevén en defensa si el conjunto español sigue manteniendo el excelente nivel que ha mostrado en los últimos partidos, en los que España ha cimentado sus triunfos en una inexpugnable defensa, que se ha convertido en la imagen de marca de este equipo.

Un entramado defensivo al que tan sólo le ha faltado hasta el momento una mayor aportación de la portería, a priori una de las líneas más solidas de la selección, en especial de Arpad Sterbik, que tendrá ante Egipto la oportunidad de reivindicarse en este campeonato.