Archivo de Público
Martes, 18 de Enero de 2011

El desplome de las pateras

Las llegadas de sin papeles por mar se reducen un 90% en cinco años, hasta las 3.632

DANIEL AYLLÓN ·18/01/2011 - 13:37h

Un inmigrante africano que llegaba en patera a Lanzarote y que fue interceptado por la Policía el pasado 5 de enero. MARTÍNEZ DE CIPRIÁN (EFE)

El desplome de las llegadas de sin papeles por mar a España marcó un nuevo hito en 2010, cuando las Fuerzas de Seguridad apenas apresaron a 3.632 de estos. Es la cifra más baja de la última década y un 90,7% inferior a la que se registró en 2006, el año de la crisis de los cayucos que desbordó los servicios de emergencias de las Islas Canarias. El año 2010 mantuvo la tendencia de los últimos años, con una caída del 50%.

En la presentación del Balance 2010 de la lucha contra la inmigración ilegal, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó ayer los tres pilares sobre los que se basó el descenso: control de las llegadas (fronteras marítimas, terrestres, aeroportuarias...), fortalecimiento de las vías de inmigración regular (aunque esta posibilidad es muy difícil en la actualidad) y potenciación de las repatriaciones (efecto sancionador y cohercitivo). La crisis, que ha menguado la oferta de empleo, y el aumento de la vigilancia en las costas han sido los dos factores más determinantes.

El año pasado no zarpó ninguna barca desde el África subsahariana

No obstante, hay que recordar que la cifra de sin papeles que utilizaron la vía marítima para entrar en España apenas ronda el 1% del total. Lo más frecuente es que el extranjero entre con sus documentos en regla y "cuando se termine su permiso de residencia, se quede", explicó el ministro.

Al margen de los datos cuantitativos del informe, llama la atención cómo migraron los que llegaron por mar. El África subsahariana, que lanzó al mar en 2006 a 30.000 personas (malienses y senegaleses, en su mayoría), ha cerrado el grifo de salidas en los últimos años. En 2010, sólo zarpó una patera desde Mauritania y ninguna desde Senegal, que fue el principal puerto de salida de los cayucos de hace cinco años. Ayer, Rubalcaba reconoció la labor de contención de los Gobiernos de ambos países: "Están haciendo bien su trabajo".

Salidas desde el Magreb

Las llegadas a Canarias han caído un 99,4% desde 2006

También alabó a Marruecos y Argelia, dos países no tan dependientes de la ayuda al desarrollo española como los anteriores y con los que, según fuentes extraoficiales, hay más problemas para controlar tanto los flujos migratorios como las repatriaciones. A pesar de los halagos del ministro, desde sus costas zarpan la practica totalidad de las embarcaciones. De hecho, en los últimos años, los inmigrantes subsaharianos han cambiado sus rutas hacia España y, en lugar de navegar hacia Canarias, optan por recorrer por tierra el Magreb hasta el Mediterráneo, para dar el salto a Europa desde el norte de África. Desde 2006, las llegadas a Canarias han caído un 99,4%, cuando desembarcaron 31.678 inmigrantes al archipiélago. El año pasado, apenas arribaron 196.

En 2010, también hubo un cambio en el tamaño de las embarcaciones. De media, las 338 pateras transportaron a 10,7 pasajeros. En 2009, los 413 botes interceptados llevaron una media de 17,6 inmigrantes. La reducción del tamaño de las embarcaciones busca burlar los radares del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), que ya están extendidos en todas las provincias españolas costeras bañadas por el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. El ministro aseguró ayer que el SIVE detecta al 99% de las embarcaciones que tratan de llegar a tierra.