Archivo de Público
Martes, 18 de Enero de 2011

El fiscal mantiene su petición de 8 años para el etarra Haymar Altuna Ijurco

EFE ·18/01/2011 - 12:57h

EFE - El presunto etarra Haymar Altuna Ijurco, detenido en Francia en 2005, sonríe en la Audiencia Nacional, donde se le juzga desde hoy por un delito de tenencia ilícita de armas y depósito de explosivos y para quien el fiscal pide 8 años de prisión.

El fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González-Mota ha mantenido su petición de 8 años de cárcel para el integrante del "comando Amaiur" de ETA Haymar Altuna Ijurco, alias "Txiqui", por un delito de tenencia ilícita de armas y depósito de explosivos.

Así lo ha expuesto el fiscal al elevar a definitivas sus conclusiones provisionales en el juicio que hoy se ha celebrado en la Audiencia Nacional contra Altuna, condenado en Francia por asociación de malhechores tras su detención en 2005.

El fiscal considera probado que Altuna fue la persona que entregó en enero de 2005 a Marta Igarriz, ya condenada por esta causa, dos mochilas con armas y explosivos que ésta trasladó a un garaje en Hernani (Guipúzcoa), material que fue intervenido cuando ésta fue arrestada en abril de ese año.

Para mantener esta acusación, González-Mota ha explicado que la principal prueba que existe contra Altuna son las declaraciones policiales que prestó Igarriz señalando al acusado como la persona que le hizo entrega de ese material, aunque hoy ha tratado de exculparle y ha asegurado que fue un cliente de su panadería quien le entregó un paquete para que se lo guardara.

Sin embargo, para el fiscal "no es creíble que trabajando en una panadería tú le hagas un favor a un cliente y le guardes en el garaje de tu casa un paquete que resultan ser explosivos".

El paquete en cuestión consistía en dos mochilas que contenían dos fusiles y cerca de 49 kilos de dinamita Titadyn y cartuchos de casi tres kilos de peso con nitrato de amonio, nitroglicol dinitrotolueno, trinitrotolueno y serrín, así como clorato de sodio con los que ETA fabrica explosivos cloratados.

Según el informe del fiscal, Altuna ha formado parte de diversos comandos de ETA y entre febrero y julio de 2004 integró el "comando Amaiur" junto a Carmelo Laucirica, Iker Olabarrieta (ya condenados por estos hechos) y Maite Aranalde, detenida en mayo de 2010.

El grupo tenía un piso franco en San Sebastián que fue alquilado por Igarriz y ésta les ayudó en el traslado de explosivos a esa vivienda, que cuando Altuna y sus compañeros la abandonaron, el acusado le hizo entrega a ella de dos mochilas para que las guardara en el citado garaje.

Por sus actividades en este comando la Audiencia Nacional condenó a Laucirica y a Olabarrieta a 29 y 21 años de cárcel, respectivamente, mientras que a Igarriz la condenó a 15 años y medio por colaborar con el comando.