Archivo de Público
Lunes, 24 de Enero de 2011

Amanecer en el Cerro de los Ánsares

Más de 70.000 ánades invernan en Doñana por las buenas condiciones climáticas.

PÚBLICO ·24/01/2011 - 08:01h

EFE/ José Manuel Vidal - Ánades en el Cerro de los Ánsares /

El intenso frío reinante en el norte de Europa y las abundantes precipitaciones registradas en lo que va de invierno en Andalucía han propiciado que más de 70.000 ánades invernen este año en el Espacio Natural de Doñana.

Juan Carlos Rubio, director de este espacio protegido, que suma las más de cien mil hectáreas de los parques nacional y natural del mismo nombre, ha señalado que Doñana ha reafirmado en los dos últimos años lluviosos su "papel fundamental" para la conservación de las poblaciones de ánsares comunes de Europa "que han ido creciendo por las medidas de conservación que se han adoptado".

La confirmación de que Doñana era lugar preferente de invernada de decenas de miles de ánsares del norte del continente, constatada hace ahora medio siglo por ornitólogos, propició entonces colectas ciudadanas en países nórdicos con cuyas recaudaciones se compraron las primeras zonas de marismas para preservarlas como espacio protegido.

La progresiva desaparición de humedades, unos ecosistemas muy frágiles pero cruciales para mantener la biodiversidad, ha propiciado que en los últimos años aumenten las concentraciones de aves acuáticas en unos pocos ecosistemas. Europa ha perdido en las últimas décadas un 70 por ciento de sus humedales y en la Península Ibérica se han reducido a la mitad.

Doñana, por su ubicación al sur de Europa, en contacto casi con el continente africano y entre dos mares, es uno de estos puntos fundamentales. Y demuestra cada invierno que la conservación de estas especies migratorias no es una cuestión regional o nacional sino de ámbito global. Gestionar bien Doñana es una garantía para la conservación de especies de gran importancia en otros países.

Europa ha perdido en las últimas décadas un 70
por ciento de sus humedales
y en la Península Ibérica se han reducido a la mitad.

Las intensas precipitaciones del pasado año hidrológico -que empieza en octubre- y la buena evolución del actual -ya se han recogido en Doñana una media de 300 litros por metro cuadrado- han propiciado dos buenas invernadas de aves y una exitosa campaña reproductiva en la pasada primavera, y han ayudado a recargar los acuíferos de este espacio protegido, vitales para su buen funcionamiento.

De hecho, más de 26.000 hectáreas de marismas inundables de Doñana están ya cubiertas de agua, cuando la superficie máxima de inundación es de unas 28.500 hectáreas.

La presencia masiva de ánades en Doñana en los dos últimos inviernos ha revitalizado una de las estampas más bellas de este espacio protegido: la concentración, cada amanecer, de miles de estas aves en una zona de dunas de este espacio protegido conocida desde décadas, precisamente por ello, como el Cerro de los Ánsares.

Estas aves, que se alimentan mayoritariamente de las raíces de una planta acuática de las marismas denominada castañuela, se concentran cada amanecer en estas dunas para ingerir arena con la que trituran las partes duras de esta alimentación vegetal y purgan su estómago, ya que carecen de jugos gástricos.

La concentración de miles de ánsares en las dunas de Doñana nada más salir el sol, allende el Guadalquivir, no sólo es perceptible por el vuelo de los compactos bandos de estas aves sino, especialmente, por sus ensordecedores graznidos, fácilmente audibles a varios kilómetros de distancia y que conforman una de las estampas más singulares de cada invierno en este valioso ecosistema.

Cómo llegar
El Parque Nacional y el Parque Natural de Doñana tiene varias puertas de entrada. Desde Huelva se accede por los centros de visitantes de El Acebuche, La Rocina y El Acebrón; desde la provincia de Sevilla, por el centro José Antonio Valverde, y desde la de Cádiz, hay que dirigirse a la Fábrica de Hielo, situado en Sanlúcar de Barrameda.
Para llegar a El Acebuche se accede por la autopista A-49 (Sevilla-Huelva), tomando la salida de Bollulos Par del Condado y, desde aquí, hacia Almonte, El Rocío y Matalascañas.
Desde Huelva, hay que coger la carretera A-494 que lleva hacia Matalascañas y de aquí, a El Rocío.
Desde Sevilla o Cádiz es posible llegar hasta Sanlúcar de Barrameda por las carreteras A-471 (desde Lebrija) y A-480 (desde Jerez de la Frontera).

Información turística
En la provincia de Huelva: sector occidental
Centro de Visitantes de El Acebuche. Tel.: +34 959 43 04 32
A unos 3 Km. de Matalascañas, por la carretera A-483. Una pista de acceso de unos 2 kilómetros lleva hasta el Centro de Visitantes.
Centro de Visitantes La Rocina. Tel.: +34 959 44 23 40
Localizado junto a la aldea de El Rocío, a un kilómetro de ésta en dirección a Matalascañas, por la carretera A-483.
Centro de Visitantes Palacio del Acebrón. Tel. +34 959 50 61 62
Se encuentra a unos 6 kilómetros del Centro de Visitantes "La Rocina", continuando desde su aparcamiento por una pista asfaltada. Se puede acceder en coche o bicicleta.
Centro de Visitantes Los Centenales. Tel. +34 959 43 96 20
Ubicado en el límite del casco urbano de Hinojos en el parque que lleva el mismo nombre, junto a la carretera A-484 Hinojos-Almonte.

En la provincia de Sevilla: sector norte
Centro de Visitantes José Antonio Valverde. Tel. 671 56 41 45
Desde Villamanrique de la Condesa, Puebla del Río e Isla Mayor hay unos 25 Km. El acceso es a través de pistas sin asfaltar. Se recomienda informarse previamente del estado de las mismas en cualquier centro de visitantes o teléfonos de información.

En la provincia de Cádiz: sector oriental
Centro de Visitantes Fábrica de Hielo. Tel. +34 956 38 65 77
En el barrio marinero de Bajo de Guía, en la ciudad de Sanlúcar de Barrameda. Antigua cofradía de pescadores y fábrica de hielo, hoy rehabilitada como Centro de Visitantes.

Más información
http://reddeparquesnacionales.mma.es/parques/donana/index.htm