Archivo de Público
Lunes, 17 de Enero de 2011

Denunciar maltrato ralentiza el divorcio en vez de acelerarlo

Las mujeres explican al Gobierno las deficiencias de la ley

OLIVIA CARBALLAR ·17/01/2011 - 21:00h

Bibiana Aído responde a los medios. - LAURA LEÓN

"Se da la paradoja de que una mujer que no es víctima consigue el divorcio antes que una mujer maltratada, cuando esta lo necesita con más urgencia. ¿Por qué? Porque los juzgados de violencia, donde se ven tanto los asuntos penales como los civiles, están tan saturados, tienen tanta cantidad de trabajo, que todas las resoluciones se ralentizan", explicó Elena López, abogada de la Federación de Mujeres Progresistas de Sevilla, a la secretaria de Estado de Igualdad, Bibiana Aído.

Mayor formación de los agentes implicados jueces, médicos, enfermeros, policías..., mayor protección para las mujeres antes incluso de presentar las denuncias, mayor refuerzo de los juzgados, mayor educación en los colegios... En resumen: más presupuesto. Estas fueron las principales reivindicaciones que pusieron sobre la mesa una veintena de colectivos entre ellos, asociaciones de mujeres, sindicatos y ONG que cada día trabajan con mujeres maltratadas , en un encuentro organizado por el Gobierno y la Junta de Andalucía para evaluar la Ley Integral contra la Violencia de Género, seis años después de su entrada en vigor.

Más implicación empresarial

"La ley es buena y hay que seguir apostando por ella, pero en la reunión hemos incidido en los aspectos que fallan o que están poco desarrollados", afirma Antonia Martos, secretaria de la mujer de CCOO en Andalucía. En su intervención, Martos abogó por una mayor implicación de las empresas. "En este aspecto hemos avanzado muy poco y el empleo, la independencia económica, es lo que hace que la mujer denuncie en muchos casos", añade.

Aído, que agradeció las aportaciones, aseguró que el Gobierno ya está trabajando en algunos aspectos, como la mejora de la detección de los casos a través de los protocolos sanitarios, y destacó que el número de muertes 73 en 2010 no puede ser el único indicador para evaluar la eficacia de la ley: "Igual que el sistema sanitario no se evalúa en función del número de fallecimientos", dijo.