Archivo de Público
Lunes, 17 de Enero de 2011

España coloca entre la banca 6.000 millones en bonos

Lanza por sorpresa una emisión que las entidades colocarán entre sus clientes

P. BLÁZQUEZ/D. BASTEIRO ·17/01/2011 - 19:36h

Los expertos en estrategia aseguran que la victoria llega cuando se elige el momento adecuado para sorprender al enemigo. La subasta de deuda española que se realizó ayer responde a una puesta en práctica en toda regla de ese consejo, aunque el Tesoro niega que haya tenido relación con la situación actual del mercado.

La entidad dirigida por Soledad Núñez lanzó ayer una emisión sindicada de obligaciones a diez años, al tiempo que suprimió la subasta de similares características prevista para este jueves. La operación superó las expectativas del Gobierno. Frente a un objetivo de entre 4.000 y 5.000 millones, se adjudicaron 6.000 millones a un interés del 5,6%, ligeramente por encima de lo pagado en el mercado secundario (ayer estaba en el 5,4%). La demanda de títulos españoles superó los 12.500 millones, más del doble de lo adjudicado. Finalmente fue adquirida en más del 75% por entidades internacionales, sobre todo europeas y asiáticas.

Rusia se plantea volver a invertir en deuda española tras dos meses de parón

"La operación es muy positiva, ya que se ha aprovechado muy bien la ventana de liquidez del mercado, adelantarse a posibles problemas y, sobre todo, conseguir mucha más liquidez que la prevista para el próximo jueves", asegura Luis Peralta, gestor de fondos de GVC Gaesco Valores.

Efectivamente, el Tesoro ha aprovechado uno de los mejores momentos de las últimas semanas. El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán marcó el viernes los 230 puntos básicos, su nivel más bajo en el último mes (tras la operación de ayer, volvió a los 238 puntos).

La principal característica de la operación es que, en lugar de salir al mercado en subasta, la colocación se realiza entre los bancos más afines al Tesoro, los denominados creadores de mercado. Estos se comprometen a comprar los títulos y distribuirlos entre sus clientes. "La ventaja para el Estado es que consigue colocar más deuda que en una subasta pública normal. Y le compensa aunque pague algo más", explica un gestor de renta fija que prefiere no ser identificado.

Funcionarios del FMI visitan España para preparar su informe anual

Fuentes del Ministerio de Economía aseguraron a Efe que las emisiones sindicadas son "una práctica habitual" y que la realizada ayer "no responde a las presiones actuales del mercado". Pero, según los operadores, con la operación el Tesoro ha intentado esquivar un posible deterioro de las condiciones que podría darse en caso de que los líderes europeos no se decidan a ampliar el fondo de rescate como se apuntó la semana pasada.

De momento, el Eurogrupo eludió ayer decidir sobre la ampliación y flexibilización del fondo de rescate del euro, al considerar que no hay países entre la espada y la pared y que, por lo tanto, no es urgente. La decisión "no es necesaria de momento", aseguró el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Pero más temprano que tarde, esa decisión se tomará, según se desprende de las palabras del comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, que declaró: "Es necesario reforzar el fondo para que las fuerzas de mercado no tengan ni la más mínima duda de nuestra determinación para actuar".

Por su parte, el primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que calificó a España de "ejemplar en materia de consolidación presupuestaria y reformas", aseguró que el Eurogrupo seguirá preparando la ampliación del fondo y su flexibilización, sin aclarar si estará para la cumbre de febrero o marzo.

La vicepresidenta económica española, Elena Salgado, reiteró la posición española, que es buscar la "máxima flexibilidad y la máxima amplitud" para que el fondo actúe no sólo cuando un país está a punto de quebrar, sino para prevenir que se llegue a una situación tan extrema.

Sin embargo, ampliar un fondo que cuenta con una capacidad nominal de 687.300 millones de euros ha hecho pensar a muchos inversores que la solidaridad europea se materializará, tarde o temprano, en el socorro a un país más grande que Portugal, como España. Salgado se esforzó por explicar que la ampliación no está pensada para España. "No necesita ningún traje, ni a medida ni no a medida", aseguró. La vicepresidenta eludió definir los nuevos usos del fondo, que según fuentes comunitarias pasarían por comprar deuda en los mercados secundarios, como ya hace el BCE, y dar préstamos a corto plazo a países en apuros.

El FMI llega a España

También levantó suspicacias la visita a España de técnicos del FMI. El propio Fondo explicó que forma parte de las giras que todos los años se realizan para preparar informes, en este caso, el de estabilidad financiera que realiza el organismo internacional. Este año se espera que recoja el efecto de las reformas aplicadas por el Gobierno, que, según aseguró Salgado, ya están tranquilizando a los mercados. Una prueba de ello llegó de Rusia. Según anunció Economía, Moscú podría estar considerando volver a comprar deuda pública española. En noviembre, las autoridades rusas retiraron a España y a Irlanda de su lista de inversiones.

El BCE confirmó ayer que el montante de sus compras de deuda pública alcanzó los 2.313 millones de euros la semana pasada frente a los 113 millones de la anterior.