Archivo de Público
Lunes, 17 de Enero de 2011

El ministro de Defensa israelí deja el Partido Laborista y funda su grupo

Las presiones de su partido para acelerar el proceso de paz con Palestina le hacen abandonar para crear una nueva formación "centrista y sionista"

REUTERS/ EFE ·17/01/2011 - 12:46h

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, durante su comparecencia de prensa. LIOR MIZRAHI (AFP)

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, ha abandonado el Partido Laborista que dirige y que forma parte del actual Gobierno de coalición, en lo que supone un impulso político al primer ministro Benjamin Netanyahu.

Barak, que probablemente siga siendo responsable de Defensa, se estaba viendo presionado por su partido para que instara a Netanyahu a dar pasos más rápidamente hacia un acuerdo de paz esquivo con los palestinos. Ahora, Barak divide en dos el movimiento de centroizquierda que en el pasado dominó la política del país para formar una nueva facción, Independencia, junto con otros cuatro de los 13 legisladores laboristas fieles al ministro. "Hemos solicitado a la Comisión del Parlamento la formación de una nueva facción que recibirá el nombre de Independencia (...) Un partido centrista, sionista y democrático", informó  en una rueda de prensa en la que no aceptó preguntas.

La mano derecha de Barak, Matan Vilnai, que también dimitió con él, aseguró en una carta a los laboristas que la división permitiría al Gobierno perseguir la paz sin un "cronómetro".

La renuncia de Barak asegura a Netanyahu una mayoría en el Parlamento

Las especulaciones han sugerido que los miembros más a la izquierda del Partido Laborista, algunos de los cuales querían desafiar a Barak al frente del partido, intentarían sacar a los laboristas de la coalición de derecha, un paso que podría conducir a la caída del Gobierno.

Guiño a Netanyahu

Responsables oficiales cercanos a Netanyahu afirmaron que al formar un nuevo movimiento que incluía un núcleo de legisladores laboristas, Barak estaba asegurando que el Gobierno continuara teniendo una mayoría en el Parlamento. "El primer ministro tiene confianza total en su ministro de Defensa", dijo una fuente cercana a Netanyahu.

Los laboristas presionaban a Barak para un pronto proceso de paz con los paslestinos

El Gobierno, encabezado por el derechista Likud de Netanyahu, tiene 74 escaños en la cámara de 120 miembros y conservaría al menos 66 si el resto de los legisladores laboristas se unieran a la oposición encabezada por el partido centrista Kadima.

Las negociaciones directas de paz con los palestinos, que comenzaron en septiembre bajo el patrocinio de Estados Unidos, rápidamente se congelaron cuando Netanyahu rechazó extender una moratoria parcial a la construcción de nuevos asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada.

La inclusión de los laboristas en la administración de Netanyahu había ampliado su base política y el paso era considerado un ablandmiento de la imagen de derecha a nivel internacional.

Einat Wilf, legislador laborista que se sumó a la nueva facción de Barak, se mostró convencido de  que este nuevo paso enviaría una señal a los palestinos para que vuelvan a las conversaciones de paz en lugar de esperar a que el Gobierno de Netanyahu caiga.