Archivo de Público
Lunes, 17 de Enero de 2011

El negocio real de los espacios virtuales

Virtualware ha empezado a realizar negocios en Bahrein, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí

PEPE ESCOBAR ·17/01/2011 - 08:40h

Recorrer la cueva de Santimamiñe en Kortezubi como si se estuviera en su interior; pilotar por el circuito de velocidad de Los Arcos (Navarra) casi oliendo la gasolina de los monoplazas o caminar por las galerías del centro comercial Park Avenue de Baracaldo sintiendo el peso de paquetes y bolsas en las manos se puede conseguir sin viajar a Santimamiñe, Los Arcos o Baracaldo. Lo permite la realidad virtual que ha creado Virtualware, una empresa ubicada en Basauri (Vizcaya).

Recién salidos de la universidad, en 2004, los tres socios fundadores Álvaro Barrios, director comercial; Unai Extremo, director general; y Sergio Barrera, director de innovación fundaron la primera empresa española especializada en el desarrollo de realidades virtuales en un frío, desangelado y pequeño local del centro de Bilbao. Cargados de sueños e ilusiones, desarrollaron un plan basado primero en crear y después en vender. "Nos empecinamos en desarrollar un motor gráfico que tuviera las mejores prestaciones, pensando que, con eso, la tecnología se vendería sola", dicen. ¿Resultado? El teléfono permaneció mudo durante meses. "Aprendimos que en el mundo de los negocios todo tiene que estar medido, pensando en el porqué y para qué. Tenemos una formación muy técnica y no vimos la realidad", añaden.

Tres compañeros fundaron en 2004 la primera empresa española del sector

"Ahora sabemos que tenemos que aprovechar la experiencia que nos dan los seis años de trabajo. Sabemos que, si hacemos productos de calidad, pero adaptados a la realidad y necesidad de cada mercado y cliente, al final todo se traducirá en un mayor beneficio, tanto para el propio socio como para el cliente final". Para conseguir esto, y, sobre todo, en un mundo como el de las tecnologías, dominado por grandes multinacionales, una empresa como Virtualware solo tiene una posibilidad de crecimiento: "Tenemos que diferenciarnos haciendo cosas que no hacen los demás, ofreciendo aplicaciones que otros no tienen". Una cartera de más de 250 productos desarrollados en sectores muy diferentes, desde el patrimonio y el turismo al urbanismo y la construcción, pasando por la educación y la formación les permite pensar que tomaron el camino correcto.

Tras conseguir un fuerte posicionamiento a nivel nacional, en 2009 Virtualware comenzó su apertura comercial al exterior. Primero, asistiendo a diversas ferias internacionales del sector tecnológico Alemania (CeBIT), China (CISMEF), Italia (Archeovirtual). Luego, viajando a Silicon Valley (EEUU) donde, después de hablar con compañías como Stanford Medical, Google Earth, In World Solutions, Virtually Better, la Universidad de San Francisco, e Innovalley, Virtualware pudo conocer, de primera mano, cuál era el clima empresarial de allí y estudiar la explotación de sinergias con compañías tecnológicas de Estados Unidos.

Ahora está tratando de abrirse a los países del Golfo Pérsico. A finales de 2010, un equipo de la firma viajó a Bahrein para firmar diversos acuerdos para vender tecnología a ese país y a Qatar, Kuwait, Omán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Esta es la realidad actual de Virtualware una realidad muy poco virtual.