Archivo de Público
Domingo, 16 de Enero de 2011

Batasuna, EA y Alternatiba sellan su pacto soberanista

Acuerdan impulsar una nación vasca "sólo por vías pacíficas"

IÑIGO ADURIZ ·16/01/2011 - 22:00h

Al finalizar el acto varios jóvenes llamaron a secundar la huelga convocada para el día 27 en Euskadi. - HUMBERTO BILBAO

"Avanzar decididamente y siempre por vías exclusivamente políticas en la consecución de una Euskal Herria soberana y solidaria". Con este objetivo principal, representantes de la izquierda abertzale ilegalizada, Eusko Alkartasuna y Alternatiba sellaron en Vitoria un nuevo acuerdo que si bien no nace con pretensiones electorales, vertebrará un discurso común de las tres formaciones de cara a los comicios municipales y forales del 22 mazyo.

Euskal Herria Ezkerretik (El País Vasco desde la izquierda) busca, según el documento rubricado, "responder de manera positiva a la nueva fase que se está abriendo" en Euskadi. Un "nuevo escenario político", afirman, en el que la extinta Batasuna, EA y Alternatiba aunarán "a largo plazo" sus "esfuerzos para abordar la construcción nacional y la transformación social" de Euskal Herria la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés.

"El marco constitucional está agotado. Euskal Herria se ahoga en el traje confeccionado por los españoles y quiere el suyo propio", aseguró el secretario general de EA, Pello Urizar, durante el acto de presentación del acuerdo que llega seis días después de que ETA declarase su alto el fuego "permanente, general y verificable". El dirigente de la formación independentista reclamó el "derecho de autodeterminación" del pueblo vasco y afirmó que "no habrá una construcción nacional si no se modifica la estructura social".

"Queremos subrayar que Euskal Herria es una nación"

"Queremos subrayar que Euskal Herria es una nación", insistió la abogada de la izquierda abertzale radical Jone Goirizelaia. Y subrayó que las tres formaciones firmantes del acuerdo realizarán una defensa de "los derechos del pueblo vasco" siendo "respetuosos con las demás culturas".

Tal y como ha venido manifestando la izquierda abertzale ilegalizada una y otra vez en los últimos meses, Goirizelaia reafirmó su "compromiso claro por la paz y la solución democrática", desde el "respeto a todos los derechos y de todas las personas, y la legalización de todos los proyectos".

Pero situó a ETA marcando el camino hacia el cambio en Euskadi. El anuncio del lunes es, a juicio de la abogada, "una decisión histórica que la mayoría social entiende como una gran aportación al escenario político". Goirizelaia sostuvo que a quien no ha gustado la declaración de la organización terrorista es "porque le afecta a sus intereses partidistas y a sus cálculos electorales".

Oskar Matute, líder de Alternatiba (partido escindido de Ezker Batua), se centró en explicar los aspectos más socioeconómicos del acuerdo. La tres formaciones buscarán un nuevo modelo económico que garantice el reparto real de la riqueza. "Hay que entrar al núcleo del sistema para hacerlo más equitativo y verde", recalcó Matute.

"Unidad con los sindicatos"

Asimismo, abogó por desarrollar la actividad política a través de la "unidad con los sindicatos". A renglón seguido, el portavoz de Alternatiba recordó que las tres formaciones firmantes del documento apoyan la huelga general en Euskadi convocada para el próximo día 27 por los principales sindicatos nacionalistas del País Vasco. El público que asistió a la presentación del acuerdo en el Palacio de Europa de la capital alavesa reaccionó entonces con aplausos.

El encuentro parecía estar organizado al milímetro. El público, que era exactamente el que cabía en las butacas del auditorio (ni más ni menos), no lanzó ningún tipo de proclama y se limitó a aplaudir a los tres intervinientes. Al final, representantes de cada una de las formaciones estamparon su firma en el documento político.

La independentista e izquierdista Aralar no fue invitada al acto, según explicó esta misma semana un portavoz del partido.