Archivo de Público
Sábado, 15 de Enero de 2011

Tres cromos con su cara

Marc Coma se convierte en el primer español tricampeón del Dakar.

Á. L. MENÉNDEZ / AGENCIAS ·15/01/2011 - 17:32h

Marc Coma (izquierda) celebra junto a su compañero de equipo y mochilero, Juan Pedrero su victoria en el "Rally" Dakar 2011. - EFE

Es muy difícil borrar-le la sonrisa a Marc Coma. Se sabe unprivilegiado por el hecho de dedicarse profesionalmente a la que es su pasión, la moto, y lo grita a los cuatro vientos cada vez que puede. Desde ayer, cuando se proclamó tricampeón del Dakar, es, si cabe, un poco más feliz. Nacido hace 34 años en Avià, pequeño municipio (2.000 habitantes) de Barcelona, el piloto catalán de KTM llegó a la última etapa del rally que recorre Argentina y Chile como líder, así que se tomó con calma los 181 kilómetros. Llegó quinto, a 2:16 del ganador, el holandés Verhoeven, y finalizó la prueba con 15 minutos y 4 segundos sobre el francés Cyril Despres (KTM).

"Ha sido una larga labor. Son muchos años y mucha tensión estos últimos días. Había que concentrarse y me he centrado en mi forma de pilotar. Era la única forma de obtener la victoria. Es la recompensa a toda una carrera, a tantos años de sacrificio", declaró el catalán tras cruzar la meta.

"Es la recompensa a tantos años de sacrificio", reconoce Coma

Marc se subió por primera vez a una moto a los 8 años. Heredó la fiebre por las dos ruedas de su padre, quinto en el Nacional de motocross, y de uno de sus tíos. Coma cosecha, varios éxitos nacionales e internacionales en la modalidad de enduro, pero su cabeza ya está en África.

Desde pequeño colecciona cromos del entonces mítico París-Dakar, y en 2002, con una moto construida por el ex piloto Carlos Sotelo debuta en la prueba todavía africana. No acaba, pero vuelve en 2003, firma tres terceros puestos en otras tantas etapas y concluye undécimo. En 2004, el barcelonés sufre una fuerte caída a cinco etapas para el final. La moto le golpea la cabeza, queda inconsciente durante unos minutos y se ve obligado a abandonar.

En 2005, después de liderar la prueba durante varias jornadas, la segunda plaza final le sabe a poco. Finalmente, en 2006 gana su primer Dakar tras dominar desde la cuarta etapa. En 2009, primera edición celebrada en Suramérica, repite dominio y triunfo. Y el año pasado, cosa extraña, su optimismo vital recibe un varapalo del que ha tardado en levantarse: los comisarios le acusaron de cambiar un neumático en carrera, maniobra prohibida que él sigue negando, y la penalización le impidió ganar. Ayer se desquitó. Y lo celebró con especial sentimiento: "Sabemos que el Dakar es muy duro, pero este año lo ha sido especialmente. La verdad es que con esta carrera, la tensión es permanente. No hay ni un momento para pensar en otra cosa",

El qatarí Al Attiyah firma el triunfo en coches y Sainz acaba tercero

Coma, reputado y querido en el mundillo de la moto por su afabilidad, no se olvidó ayer de sus compañeros de equipo: "Ante todo tengo que rendir homenaje a las personas a mi alrededor. Teníamos objetivos ambiciosos y para lograrlos teníamos que ser los mejores, gente preparada y dispuesta para trabajar en la misma dirección. Ahora voy a descansar y luego pensaré en el futuro".

En coches, el qatarí Nasser Al Attiyah (Volkswagen) certificó la victoria final, en una etapa ganada por CarlosSainz (Volkswagen). El español subirá hoy al podio en Buenos Aires como tercero de la general.