Jueves, 10 de Enero de 2008

Las nuevas instituciones de Kosovo pueden proclamar en breve la independencia

EFE ·10/01/2008 - 14:36h

EFE - El líder del Partido Demócratico de Kosovo (PDK) y nuevo primer ministro de Kosovo Hashim Thaci (dcha) conversa con el jefe de la misión de la ONU en Kosovo (UNMIK), Joachim Rücker, durante la sesión constitutiva de Kosovo en el parlamento de Pristina, Kosovo, el pasado 4 de enero.

El nuevo Gobierno de Kosovo acaba de constituirse y se espera que proclame en breve la independencia de esa provincia serbia con el visto bueno de Occidente, pese a la fuerte oposición de Serbia, que amenaza con alejarse de su camino hacia Europa.

El nuevo primer ministro kosovar, el ex líder guerrillero Hashim Thaçi, dijo ayer, tras obtener el respaldo del Parlamento para su Gobierno, que "pronto haremos realidad nuestro sueño", que para la mayoría albanesa de Kosovo es la independencia a la que aspiran desde hace décadas.

Según reiteró Thaçi, los kosovares coordinarán sus pasos con Estados Unidos y la Unión Europea (UE), partidarios de ceder a Kosovo una soberanía supervisada, incluso sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Rusia se opone a la independencia de la provincia serbia.

Según algunas versiones, esta provincia podría proclamar la independencia en febrero, después de las elecciones presidenciales en Serbia, a sugerencia de la UE, que considera que de lo contrario se reforzaría la opción ultranacionalista en Belgrado contra los defensores de una integración europea.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales en Serbia se celebrará el 20 de enero, y dos semanas después, el 3 de febrero, tendrá lugar la segunda, cuando con toda probabilidad será elegido un nuevo presidente, ya que los observadores creen que en la primera vuelta ningún candidato obtendrá la mayoría necesaria.

Esas elecciones son consideradas cruciales para la futura orientación de Serbia, que empieza a mostrar reticencias hacia su senda comunitaria por el apoyo que dan muchos países miembros de la UE a la independencia de Kosovo.

Los principales candidatos en esos comicios, cuyo resultado será incierto hasta el final, serán el actual presidente, el pro europeo Boris Tadic, y el ultraconservador Tomislav Nikolic, gran crítico de Occidente y partidario de un acercamiento más profundo de Serbia a Rusia, un amigo que apoya a Belgrado en la pugna por Kosovo.

Ni Tadic ni Nikolic quieren renunciar a Kosovo, y desean preservar la provincia dentro de las fronteras de Serbia.

No obstante, cuando representantes de la UE dicen que la proclamación de la independencia debe ser pospuesta para después de las elecciones serbias, Nikolic gana puntos en Serbia al interpretarse como prueba de un teórico acuerdo de Tadic con Occidente para vender a Kosovo, que muchos serbios ven como "el Jerusalén serbio", su tierra sagrada y la cuna de la nación.

El ciudadano serbio medio considera que Occidente es injusto con Serbia, por haberla rechazado y humillado, y cree que fueron futiles sus intentos de tomar en el año 2000 la senda europea, tras la caída del líder autoritario Slobodan Milosevic.

El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, quien derrotó a Milosevic en ese año y quien puso en el programa de su Gobierno el acercamiento a Bruselas como una de las prioridades, ha intensificado en los últimos meses su retórica contraria a Occidente debido a Kosovo.

Aunque Kostunica con su partido forma con el de Tadic una coalición en el Gobierno, no está claro a cuál de los dos candidatos ofrecerá en las presidenciales el apoyo crucial para que pueda sobrevivir el actual gabinete.

Kostunica dijo que no sacrificaría Kosovo a cambio de entrar en la UE y advirtió de que el envío a la provincia de una misión civil que prepara Bruselas anularía un acuerdo de asociación rubricado con Serbia por ser un intento de aplicar el plan sobre la independencia supervisada de Kosovo.