Martes, 2 de Octubre de 2007

Tibia protesta en BCN contra los Príncipes

ALBERT MARTÍN VIDAL ·02/10/2007 - 20:40h

Caen las siete de la tarde de una plácida tarde otoñal en Barcelona. Un helicóptero sobrevuela el cielo, las calles están colapsadas y a los pies de la montaña de Montjuïc se está a punto de producir un nuevo enfrentamiento entre monárquicos y antimonárquicos.


La visita del Príncipe Felipe y doña Letizia a la Feria Liber 2007 sirve de pretexto para que unos y otros expresaran sus puntos de vista en un ambiente distendido y que por momentos adoptó tintes cómicos.


Dos chicas procedentes de Alcalá la Real (Jaén), que habían pasado el día trabajando en la preparación de su stand, quisieron premiar su jornada laboral viendo a don Felipe y doña Letizia. Con sus cámaras digitales en ristre, se declaran “muy monárquicas”. “Como estos reyes no hay otros”, dice una, antes de salir disparada para probar sus dotes de fotógrafa. “¡Guapo!”, grita alborozada la segunda.


En efecto, el Príncipe acaba de descender del coche oficial. Tras los saludos de rigor con el president Montilla, y en medio de un extraño silencio, la comitiva parte hacia el Palacio de Congresos donde se les espera. Cuando llevan recorridos tres metros, una señora rompe a aplaudir. Cuatro pares de manos se le unen, y los príncipes desaparecen.

A 100 metros, 35 jóvenes independentistas grita proclamas contra la monarquía. Lo hacen de modo sincopado, con una cierta desgana, ante la mirada de los Mossos. “Yo también quemo la Monarquía”, corean. “Los catalanes, no tenemos rey”, añaden. La concentración, dicen, se ha improvisado a través de mensajes en los móviles. A los 20 minutos, se marchan. Las tardes de Champions no fomentan en Barcelona las disputas políticas. D