Archivo de Público
Viernes, 14 de Enero de 2011

33-22. España vence sin brillo a la débil Bahrein en el Campeonato del Mundo de balonmano

EFE ·14/01/2011 - 22:54h

EFE - El jugador español Joan Canellas (c) intenta avanzar durante el partido España vs. Bahrein, del grupo A del Mundial de balonmano de Suecia 2011, en Kristianstad, Suecia.

La selección española de balonmano inició su andadura en el Campeonato del Mundo de Suecia con una cómoda victoria (33-22) sobre Bahrein, en un encuentro en el que pese a la debilidad del rival España nunca logró brillar.

Pese a las constantes advertencias del seleccionador español, Valero Rivera, sobre la necesidad de afrontar con la máxima intensidad el choque desde el comienzo, el equipo nacional no tardó en contagiarse del deslavazado juego de su rival.

Especialmente en defensa, donde España concedió demasiadas concesiones a un voluntarioso conjunto árabe, sorprendido de la facilidad con la que pudo atacar el marco español en los primeros minutos de juego.

Concesiones que permitieron a Bahrein, incluso, situarse a tan sólo un tanto del conjunto español (8-7) superado el ecuador del primer tiempo.

Hecho que acabó por despertar definitivamente al conjunto español, al que le bastó ajustar ligeramente su sistema defensivo, para escaparse en el tanteador (13-7) con un parcial de cinco a cero.

Nueve minutos en los que, por fin, España logró cerrar su portería y exhibir la velocidad, tanto al contragolpe como en rápidas transiciones, que se antojan como una de las principales armas del equipo español.

Aunque hoy por hoy el mejor argumento de la selección española es el juego con el pivote, donde Julen Aguinagalde es una pesadilla para cualquier defensa, y máxime si esta es la del débil conjunto bahrainí.

El jugador del Ciudad Real anotó, forzó penaltis y provocó las exclusiones necesarias para que España pusiera definitivamente tierra de por medio en el marcador.

Una renta que se encargó de agrandar todavía más el extremo Albert Rocas, dispuesto a que nadie note la ausencia del lesionado Víctor Tomás, con tres goles casi consecutivos que permitieron a España doblar al descanso (16-8) a Bahrein en el tanteador.

Distancia que, sin embargo, no bastó para asentar definitivamente el juego del equipo español, que siguió mostrando en el segundo tiempo, la misma irregularidad que en la primera mitad.

Cuando no se mostraba imprecisión en el ataque, era la defensa la que no acababa de mostrar solidez, lo que impidió que España lograse la goleada que se preveía antes del inicio del choque, aunque sin poner en peligro nunca la victoria.

Para regocijo de una selección bahrainí que salió dispuesta a no encajar una deshonrosa derrota y acabó gustándose, con algún que otro gol de mérito, especialmente desde los extremos, ante toda una estrella mundial como Arpad Sterbik.

Un Sterbik al que igual que al resto del equipo habrá que esperar a nuevos compromisos para valorar, tras el desangelado entrenamiento que protagonizó ante Bahrein.

- Ficha técnica:

33 - España (16+17): Hombrados; Roberto García (4, 2p), Gurbindo (2), Cañellas (3p), Viran Morros (2), Iker Romero (3, 2p) y Juanín García (4,2p) -equipo inicial- Sterbik (ps), Ugalde (1), Alberto Entrerríos (3), Chema Rodríguez (-), Raúl Entrerríos (1), Maqueda (1), Rocas (3), Garabaya (4) y Aguinagalde (2)

22 - Bahrein (8+14): Husain; Yusuf (2), Ali Merza (1), Jawher (-), Mahdi Madan (5), Alwanna (-) y Mohamed Merza (1) -equipo inicial- Ahmed (ps), Hasan Madan (1), Alnajar (-), Alfardan (3), Abdulqader (2), Ali (1), Yahya (2), Almaqabi (3) y Alsayyad (1p)

Marcador cada cinco minutos: 2-0, 4-1, 6-4, 10-7, 13-7 y 16-8 (Descanso) 18-9, 22-12, 25-15, 28-17, 29-22 y 33-22 (Final)

Árbitros: Menezes y Pinto (Brasil). Excluyeron por dos minutos a Alberto Entrerríos, Raúl Entrerríos y Viran Morros por España; y a Yusuf, Alwanna, Almaqabi (2), Ali Merza (2) y Mohamed Merza por Bahrein.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del grupo A del Campeonato del Mundo de Suecia 2011 disputado en el Kristianstad Arena ante unos 1.000 espectadores.