Archivo de Público
Sábado, 15 de Enero de 2011

FAPAE y Cultura ultiman un festival de cine online

La industria del cine acelera un paquete de medidas para adaptarse a los nuevos modelos de negocio en la web. La patronal de productores audiovisuales negocia con las televisiones adelantar los estrenos de las películas en internet

CARLOS PRIETO ·15/01/2011 - 08:00h

Mónica Patxot - Un sector creciente de la industria cree que las salas, internet, el DVD y las televisiones tienen públicos complementarios.

Si fuera una película se podría llamar Si no puedes con tu enemigo únete a él. Las tres semanas que lo cambiaron todo. O cómo el fracaso parlamentario de la Ley Sinde el 21 de diciembre provocó una catarsis en la industria que ha ido más allá de la simple pataleta ante los hábitos de los internautas. Parece que ha llegado la hora de cambiar de piel para adaptarse a las mutaciones de la era digital.

Los acontecimientos se han precipitado los últimos días. El pasado viernes 7 de enero los grandes estudios de Hollywood (Sony, Paramount, Fox, Universal y Warner) lanzaron Ultraviolet, un servicio para visionar películas desde, entre otros formatos, los ordenadores. Hollywood venía a admitir oficialmente lo que era un secreto a voces: la mejor receta la piratería es contraatacar con sus mismas armas.

Cinco días después, el pasado jueves, arrancó My French Film Festival, el primer festival de largometrajes online celebrado en España. Su sección oficial estaba compuesta por diez películas francesas de los dos últimos años que se estrenaban por primera vez en nuestro país a través de la web del videoclub online Filmin.

La idea del festival la había tenido la agencia de promoción internacional del cine francés: Unifrance. Visto que algunos filmes autóctonos habían triunfado en Francia, pero no encontraban hueco en muchas salas del mundo, Unifrance decidió organizar un festival virtual para llevar su cine a los internautas de países como España, Italia, Rusia, Japón, Reino Unido, Corea, Alemania o EEUU.

"Está claro que la industria está sufriendo por la piratería y que hay que poner freno"La respuesta de la industria española a este nuevo escenario no se ha hecho esperar. "Hemos seguido con interés la experiencia de My French Film Festival. En vez de centrarnos tanto en la Ley Sinde, de la que ya se ocupan otros, hemos estado estos días analizando también el fenómeno de Netflix [millonario servicio estadounidense de alquiler online] y estudiando Ultraviolet", dice Pedro Pérez, presidente de la patronal de productores audiovisuales (FAPAE).

Pedro Pérez se reunió el pasado miércoles con Carlos Cuadros, director general del ICAA, rama cinematográfica del ministerio de Cultura, para estudiar qué medidas urgentes podía tomar la industria para adaptarse a la nueva realidad digital. De la reunión salió el compromiso de crear, inspirados por el modelo de Unifrance, "el primer festival de cine español online", confirma Pérez a Público. "Está claro que la industria está sufriendo por la piratería y que hay que poner freno a esto de algún modo. Vale. Pero tampoco hay duda de que hay que adelantar los plazos de estreno de los filmes en internet", añade Pérez.

Soluciones urgentes

No esperar dos o tres años para estrenar cine en la red. Esta es una de las reivindicaciones de Filmin y Filmotech, dos de los principales portales españoles de cine en streaming (sistema que permite ver películas por internet sin tener que descargarlas). Según Jaume Ripoll, director de Filmin, uno de los escollos a salvar son "los derechos de las televisiones", que bloquean los estrenos en internet antes que en televisión, porque creen que lo contrario perjudica a sus audiencias. "Estoy convencido que las salas, internet, el DVD y las teles tienen públicos complementarios. Las audiencias de las películas en televisión no se resienten por un estreno anterior en internet, como demostró el caso de La teta asustada (Claudia Llosa, 2009). Además, nos pongamos como nos pongamos, la película llega a internet antes que a la teles, por las buenas o por las malas", afirma Ripoll.

"No hay duda: los estrenos tienen que llegar antes a la red", dice FAPAE

La novedad es que FAPAE comparte este planteamiento. "No es razonable que haya que esperar tantos meses para ver una película en internet. Los estrenos online se tienen que producir poco tiempo después del estreno en cines. Esto no tiene por qué perjudicar a las televisiones. Al contrario, diría que cuanto más éxito tiene un filme a nivel de espectadores, más se va a ver en televisión. ¿Acaso no va a tener Avatar mucha audiencia en televisión pese a la gran cantidad de gente que la ha visto ya en todos los formatos posibles? Tenemos que convencer a las televisiones de que los visionados en streaming dan más espectadores de los que quitan".

Pero el objetivo de Filmin es más ambicioso: "Estrenar cine inédito en internet", resume Ripoll. Para hacerlo, su web se asoció hace unos meses con otros portales europeos que ofrecen cine en streaming. Durante 2010 Filmin ejerció de pionero al albergar el primer estreno español en internet antes que en los cines (Estigmas, de Adán Aliaga), aunque su primera primicia se remonta al lejano 3 de octubre de 2008, cuando estrenó simultáneamente en las salas comerciales y en internet Tiro en la cabeza, de Jaime Rosales.

Rosales, triunfador en los Goya con La soledad (2007), recuerda así su estreno virtual. "Fue un experimento: estrené simultáneamente en salas comerciales, en internet y en el Museo Reina Sofía. Como casi todos los experimentos fue como caminar entre la niebla. No sabía lo que iba a pasar. La película no funcionó en las salas comerciales, se acabó convirtiendo en la más taquillera del cine español en internet y funcionó maravillosamente bien en el museo. Pero es precipitado concluir que el futuro es el museo o internet porque la respuesta del público a Tiro en la cabeza tuvo que ver en parte con la radicalidad del filme".

Primero la sala oscura

"Los lanzamientos online no perjudican a las televisiones"

Rosales no es amigo, por tanto, de sacar conclusiones tajantes sobre el impacto de internet. Considera que la mejor manera de ver en una película es en "pantalla grande, a oscuras y con más gente" porque los filmes se piensan para disfrutar de la "experiencia estética y social" de ir al cine. El resto de formatos televisión, DVD e internet "serían secundarios" para él. "Creo que es un error pensar en internet como panacea o destinatario primario. ¿Qué cómo se tienen que lanzar las películas en los formatos secundarios desde el punto de vista económico? No lo sé. Puede que sean buenos los lanzamientos simultáneos en DVD, internet y televisión, pero lo prioritario es ir al cine".

Una reflexión ("quizás la simultaneidad no sea mala de por sí") que le lleva a un análisis sobre la piratería que puede sonar políticamente incorrecta en ciertos ambientes. "No estoy seguro de que las descargas ilegales quiten taquilla a las películas. Me da la impresión de que el cinéfilo que quiere ver una película va a ir al cine a verla de todas formas. Y que los que se descargan un filme no irían a verlo a las salas aunque no pudieran descargárselo por pura falta de interés. Hay una cierta paranoia sobre la vampirización. No creo que la aparición del DVD vampirizara a la televisión. Son medios diferentes", zanja Rosales.