Archivo de Público
Sábado, 15 de Enero de 2011

"Arriba tienen aviones"

El plantel blanco asegura que cuando el equipo presiona en el área rival domina mejor los partidos

L. J. MOÑINO ·15/01/2011 - 08:00h

Xabi Alonso se lleva la pelota tras presionar a Assunçao. EFE

"Estoy jodido por ese último gol", se lamentaba el jueves De Gea, que vivió un bombardeo constante del Madrid. Y como en el derbi de la Liga, muy nervioso, ajeno a su habitual flema, sin atreverse a salir de su portería y dejando, además de tres o cuatro paradas formidables, unos cuantos balones muertos en zonas prohibidas. "No me causó estrés tanto ataque se defendía, es normal que en el Bernabéu te tiren mucho a puerta".

"El Madrid tiene aviones arriba y es muy difícil salir desde atrás cuando te presiona en campo contrario". Quique denomina a los cuatro delanteros del Madrid "paracaidistas", por su tendencia a quedarse de palomeros desentendiéndose de otras obligaciones. Sobre todo, Cristiano y Özil. Sin embargo, salvo en el tramo final del derbi, el jueves ambos trabajaron mucho para dificultar la salida del balón del Atlético.

Carvalho: "La presión adelantada nos hace más fácil robar el balón"

Los mejores partidos de la era Mourinho se han dado cuando el equipo ha arrinconado al contrario por colocación, axfisiándole la salida del balón. Así se manejó en la mayoría de los partidos hasta que acudió al Camp Nou. Recuperó ese perfil tan agresivo en la segunda parte ante el Villarreal y lo instauró desde el inicio ante el Atlético, con el resultado de 26 disparos a puerta y una sensación de control absoluto del partido.

"Personalmente prefiero jugar con esa presión adelantada. Para nosotros los defensas es más fácil, porque el balón no le llega con claridad a los delanteros rivales y es más fácil de interceptar y robar el balón", apunta Carvalho.

"Aparte de ser buenos definiendo, trabajan mucho la presión arriba. Tienen un entrenador que les exige hacer las cosas así y es muy complicado salir. Pero no sólo para el Atlético, sino para todos los equipos, si exceptuamos el Barça", comentaba el debutante Juanfran, al que le sorprendió "un poquito" verse en el once titular. "El míster sabía que me encuentro bien de forma, pero ha sido una semana muy rara y larga".

De Gea: "Es muy dificíl salir desde atrás, cuando te presiona tan arriba"

"Los partidos son o monólogos o diálogos", dice Mourinho cuando le preguntan por qué no siempre su equipo domina los partidos. El jueves, el Madrid, gracias a esa presión adelantada convirtió el duelo vecinal en un partido de una sola dirección, como reconoció Casillas: "Jugando así el equipo estuvo muy bien de principio a fin, ha llegado por banda y ha controlado bien el partido. Remontamos con buen juego". Con todo, el capitán advirtió un defecto a corregir: "La jugada del gol de Forlán se repite un poco, ya nos pasó ante el Villarreal. Fue un pase entrelíneas y tenemos que estar más atentos a ese tipo de jugadas".

"Cuando hicimos esa presión al Villarreal también los superamos, pero no siempre se puede robar arriba y presionar tan adelantado, a veces nos cuesta más. Es cierto que si jugamos así lo hacemos mejor, pero no es fácil. Mantener la presión arriba y jugar en campo contrario cuesta", dice Albiol.

El ritmo al que jugó el Madrid fue infernal. La gran duda que genera ese fútbol que desgasta tanto es saber si es posible mantenerlo hasta mayo sin hacer rotaciones. En su primera temporada en el Chelsea y tras caer eliminados por el Liverpool en las semifinales de la Champions, Terry y Lampard reconocieron que habían llegado muy justos de fuerzas al tramo final. "Algo habrá que hacer", advirtió Mourinho el jueves.

Albiol: "Es cierto que si jugamos así, lo hacemos mejor, pero no es fácil"

Si llegan esas rotaciones, uno de los jugadores mejor colocados es Granero: "Mourinho siempre me ha valorado, soy mejor jugador que el año pasado, estoy muy ilusionado con los próximos partidos". El canterano también apuesta por ese fútbol que no deja respirar al contrario en su propio campo: "Sí, así jugamos mejor. El Atlético salió a empatar y teníamos que ir arriba".

El Madrid ha encontrado una explicación táctica a su enésima exhibición de autoridad en una noche de derbi. Pero una vez más, hay poderosas razones que encogen al Atlético y tienen menos que ver con el fútbol que con la cabeza.