Archivo de Público
Viernes, 14 de Enero de 2011

ENERO

ANTONIO AVENDAÑO ·14/01/2011 - 18:26h

CLAUDIA DAUT / REUTERS - México// Cuestión de gusto: en el orbe católico se consagra con vino, pero hay quien prefiere el tequila. Esta estatuilla que una mano bendice con tequila es La Santa Muerte, venerada en México al margen de la ortodoxia de Roma, que no ve con buenos ojos que la gente se tome esas libertades con el santoral. Y no le falta razón: si cada cual adora a quien le viene en gana y consagra con lo primero que tiene a mano, la gente acaba preguntándose para qué sirven las iglesias.


KAI PFAFFENBACH / REUTERS - Fráncfort // Parafraseando a Hamlet, este viajero tirado en un aeropuerto durante el temporal navideño bien podría estar recitando para sus adentros, mientras intentaba conciliar el sueño esquivo: "¡Morir, dormir, tal vez volar!". La foto se tomó cuando el viajero aún dormía, pero su despertar debió ser desolador: toda una terminal llena de catres vacíos semejantes a las camas de hospital cuyos ocupantes acabaran de morir. No sería raro que, si se despertó, decidiera seguir durmiendo.


CARL DE SOUZA / AFP - Pakistán // Las cejas en ángulo recto, la mirada profunda y esquinada, la barba de corsario y los músculos poderosos prefiguran todo un carácter. Podría ser uno de esos personajes del cine que al principio parecen malos, pero que en realidad son unos buenazos, cuyo sacrificio hace posible el final feliz. Se trata de un obrero paquistaní duchándose tras bregar con el acero fundido durante su dura jornada. Va a ser verdad lo del cine: que si hay finales felices es gracias a tipos como él.


MARCO LONGARI / AFP PHOTO - Haifa//Puede que el desdichado Macbeth tuviera razón y que, en efecto, el mundo sea un cuento lleno de ruido y furia, contado por un idiota, que nada significa. Pero si, mientras el feroz relato transcurre, suena una buena orquesta dirigida por un gran maestro, el ruido y la furia lo son menos. Algo así pudo pensar el público judío que el pasado día 2 tuvo ocasión de escuchar a los músicos árabes de la Orquesta Nacional de Palestina dirigida por Baldur Bronnimann.


REBECCA BLACKWELL / AP - Costa de Marfil// En contra de lo que suele significar ese gesto de protesta, las manos abiertas no se alzan esta vez en defensa del juego limpio, sino más bien lo contrario. Todas están abiertas salvo una, agarrada al teléfono. "No sin mi móvil", parece decir el manifestante, que en eso imitaría a su amado líder y presidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, cuyo lema a su vez vendría a ser "No sin mi cargo", pues ha perdido las elecciones pero no hay manera de que deje el puesto.


JÓVENES HAITIANOS - Haití // Así se ve Haití a sí misma. Esta es una de las cien fotos tomadas por adolescentes haitianos que han participado en un programa impulsado en la isla por la ONG Plan. La fotoperiodista Natasha Fillion les dio un curso intensivo y una cámara a cada uno y he aquí el conmovedor resultado. El gallo exhibe sus poderosos espolones ante los intrusos, marcando territorio, como extravagante guardián de la niña en un país donde nadie está salvo y menos que nadie los niños.


JÓVENES DE HAITÍ - Haití // La imagen la tomó el joven Lubin dentro del programa de la ONG Plan para que adolescentes haitianos fotografíen la isla. En principio parece una foto optimista: palomas revoloteando en lo que parece ser un parque. Pero poniendo un poco más de atención pronto se advierte que hay en la escena un aire turbio y sombrío que la blancura de las palomas no logra despejar, como si el espanto provocado un año atrás por el terremoto siguiera todavía viciando el aire de la isla.


EMMANUEL DUNAND / AFP PHOTO - Nueva York// Ella participa en una propuesta artística denominada Viajar en Metro sin Pantalones. Él sólo mira. Como una inesperada Eva de los infiernos suburbanos, la chica se come su manzana con el gesto ausente de quien estuviera desayunando en casa. Mientras, el pobre Adán hace lo que haría cualquier neoyorkino que se precie: simular que en su ciudad lo extravagante no es la propia extravagancia, sino escandalizarse de ella. Debería haber más ciudades como esta.


DAVID MDZINARISHVILI / REUTERS - Georgia // Amansados por el tiempo, los dos ancianos se ríen de sus propios nervios antes de enfrentarse al vértigo de las tablas. Ambos están a punto de participar en el concurso musical para elegir a los Superabuelos de Georgia que se celebra cada año en Tbilisi. Tal vez no se alcen con el triunfo, pero esa manera de mirarse, sonreírse y cogerse del brazo cuando ya han sobrepasado los 80 es en sí misma un triunfo. Aunque no lo sepan, de algún modo han ganado.


PIERRE-PH MARCOU / AFP - Madrid // Su dueña lo llevó a una iglesia de Madrid para que el párroco le diera la bendición tradicional del día de San Antón, pero fijándose un poco en el animal lo primero que se piensa es que lo que en realidad necesita ese perro no es una bendición, sino un exorcismo. Esos colmillos afilados, esa mirada diabólica y esa actitud inequívoca de perro psicópata recuerdan más a un ‘gremlin’ macarra que a una inocente mascota que mereciera la protección del pobre San Antón.


DAI KUROKAWA / EFE - Kenia // No es habitual que uno esté tan tranquilo descansando en el hall de su hotel y de repente asome por la puerta la cabeza de una jirafa en busca de su comida. La imagen ha sido tomada en el hotel Giraffe Manor, enclavado en una reserva de Kenia. Con fotos como esta se aprenden cosas como que la cabeza de una jirafa es mucho mayor de lo que pensábamos o que su manera de irrumpir en los hoteles es de una delicadeza y una elegancia que desarmarían al cliente más severo.


OMAR SOBHANI / REUTERS - Kabul // Los artistas europeos crean sus obras y se olvidan de todo lo demás. No tienen que ocuparse, por ejemplo, de mantener como los chorros del oro las salas donde exhiben su obra. Esta joven artista afgana no sólo es la autora de ese mural que denuncia el burka impuesto a las mujeres, sino que además retira ella misma la basura callejera que afea su obra. A más de un artista millonario no le vendría mal algo así. Nada como hacer de basurero para que se te bajen los humos.


MAHESH KUMAR / AP PHOTO - India// La imagen de unos hombres calentándose las manos en torno a un fuego remite a la noche de los tiempos, cuando el mundo entero era sagrado y aún no se había inventado la historia. La foto ha sido tomada en India y las manos son de trabajadores en un descanso. Trabajan mucho, cobran poco y apenas tienen derechos. También ellos viven, tal vez sin saberlo, en la noche de los tiempos. Siempre es de noche en muchos lugares de esta tierra que alguna vez fue sagrada.


ROBERTO SCHMIDT / AFP - Sudán // Cuando en las películas del Hollywood de los cincuenta aparecían guerreros africanos con las caras pintadas de blanco, el espectador ya sabía que pintaban bastos para los europeos que andaban cerca. Esta vez las pinturas de guerra se han trocado en pinturas de paz: el joven pertenece a una tribu del sur de Sudán preparándose para una danza de celebración de la inminente independencia del norte tras una cruenta guerra de dos décadas y dos millones de muertos.


JOHN VIZCAINO / REUTERS - Colombia // A este espectador de una ceremonia de promoción de policías parece ocurrirle con los himnos y las patrias lo que al gran Georges Brassens con la fiesta nacional y la música militar. Al pobre chico lo han vestido con uniforme, lo han sentado en la tribuna y hasta han logrado que se esté quieto, pero no han conseguido que su infancia rebelde reprima un espléndido bostezo. Es su manera de decir a sus marciales progenitores que ese no es sitio para un niño.


DADANG TRI / REUTERS - Indonesia // Hay lugares de trabajo que parecen inspirados en la iconografía del infierno inventada por la teología y recreada por el arte: paisajes subterráneos donde se amontonan eternamente los pecadores pastoreados por el diablo. El trabajo de este obrero indonesio consiste en limpiar los depósitos de aceite de palma en Yakarta. Tal vez no sea un trabajo literalmente infernal, pero hasta el mismísimo Satanás consideraría injusto jubilarse de él a los 67.


PARIVARTAN SHARMA / REUTERS - India//Es ya imposible desvincular los candados del fenómeno mundial desatado por las novelas de Federico Moccia, cuyos héroes sellaban su amor colgando un candado en el puente Milvio de Roma. En India, los adolescentes tal vez no han leído a Moccia o quizá tienen la cabeza en otras cosas, porque este joven comerciante no logra darle salida al género. Quién habría de decirle que la prosperidad de su negocio podía depender de una variable tan etérea como la literatura.

Noticias Relacionadas