Archivo de Público
Viernes, 14 de Enero de 2011

Primera reunión de Rosell con los sindicatos y el Gobierno

El encuentro se ha producido esta tarde después de que los sindicatos pidieran al Gobierno impulsar un "pacto global".

EFE ·14/01/2011 - 16:39h

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vuelto a participar en la reunión que mantenida entre el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con los máximos responsables de los sindicatos y de la patronal y en la que han tratado la reforma de las pensiones y otras cuestiones laborales.

Según confirmaron fuentes cercanas a la negociación, Rubalcaba acude de nuevo a esta cita, como lo hizo la semana pasada en dos encuentros celebrados entre el Gobierno y los sindicatos. Las mismas fuentes han adelantado que se está elaborando un comunicado conjunto para informar del citado encuentro.

Además, ha sido la primera vez que Juan Rosell asiste a una reunión con sindicatos y Gobierno desde que en diciembre pasado asumió la presidencia de la CEOE.

Rubalcaba y la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, participaron en las reuniones de los pasados sábado y lunes entre el ministro de Trabajo y los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez.

La reunión se produce en el contexto de petición al Gobierno por parte de sindicatos de un pacto global

Pacto global

La cita de hoy se ha producido en un contexto en el que los sindicatos han pedido al Gobierno impulsar un pacto global que vaya más allá de la reforma de las pensiones y que englobe otras cuestiones como el desarrollo de la reforma laboral o la negociación colectiva.

Precisamente ayer se conoció un borrador de reglamento que desarrolla la reforma laboral, en el que las pérdidas previstas en las cuentas de las empresas que tengan un carácter "meramente coyuntural" no podrán servir a los empresarios para justificar despidos objetivos, que son los que se indemnizan con 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades.

Con esta redacción el Gobierno concreta uno de los aspectos más polémicos de la reforma laboral, el que establece la previsión de pérdidas entre las causas objetivas de despido.