Archivo de Público
Viernes, 14 de Enero de 2011

Respirar priones puede causar encefalopatías

Un estudio con ratones demuestra que el patógeno se transmite por el aire

N. D. ·14/01/2011 - 08:00h

EFE - Una res sacrificada por el mal de las 'vacas locas'.

Un estudio con ratones acaba de probar que las enfermedades transmitidas por priones, como el llamado mal de las vacas locas, pueden transmitirse por el aire, al contrario de lo que se había dicho hasta el momento.

Los priones son proteínas que causan encefalopatías en animales y humanos. Cuando estos compuestos llegan al cerebro, comienzan a agujerearlo hasta que provocan la muerte. La infección por priones en el ganado vacuno comenzó a detectarse a partir de 1986, posiblemente por el consumo de piensos hechos con animales infectados. La patología pasó a los humanos a través de carne infectada causando casi 300 víctimas mortales debido a la versión humana de la enfermedad, conocida como Creutzfeldt-Jakob.

Hasta el momento se había probado que la dolencia se transmite por ingestión, transfusiones de sangre o incluso contacto con la piel, pero no había evidencias de infecciones a través del aire.

En un estudio publicado en PLoS Pathogens , investigadores del Hospital Universitario de Zúrich (Suiza) demuestran que un spray con priones es capaz de contagiar a ratones sanos y provocarles una encefalopatía letal.

El tiempo de incubación es proporcional a la cantidad de priones aspirada. El hallazgo de esta nueva vía de transmisión "resalta un factor de riesgo que ha pasado desapercibido para los trabajadores de laboratorios y la industria alimentaria", advierten los expertos, que creen que las normativas de seguridad deberían ser revisadas.

"El estudio es interesante porque presenta una nueva ruta de infección, pero habrá que ver si las concentraciones de priones que se han usado se dan en condiciones reales, cuando alguien se expone a un tejido infectado", opina Guillermo García Ribas, neurólogo del Hospital La Paz de Madrid. El experto recuerda que, por ahora, no se ha demostrado ningún caso en el que los priones se hayan transmitido por aire entre humanos.