Archivo de Público
Jueves, 13 de Enero de 2011

Alemania comercializó doscientos cerdos potencialmente contaminados con dioxinas

EFE ·13/01/2011 - 19:54h

EFE - Huevos afectados con piensos contaminados con dioxinas son examinados en un laboratorio de Erlangen, en Alemania, este jueves.

Fuentes del sector agropecuario alemán reconocieron hoy que cerca de dos centenares de cerdos de granjas que recibieron piensos contaminados con dioxinas han entrado en la cadena alimentaria nacional.

Según desveló la agencia de noticias local dpa, al menos 180 ejemplares con riesgo potencial de haber ingerido estos compuestos cancerígenos fueron sacrificados y comercializados antes del período navideño.

No obstante, no se ha confirmado que este ganado porcino hubiese consumido piensos contaminados y que su nivel de dioxinas sobrepasase los límites legales.

El Ejecutivo alemán, por su parte, no se ha posicionado al respecto.

El Ministerio de Agricultura anunció que mañana presentará el plan de acción contra las dioxinas que avanzó ayer, y que endurecerá los controles a piensos y animales.

El proyecto incluirá la exigencia de un permiso específico para la producción de piensos animales, la separación obligatoria de las grasas para uso alimentario y para empleo industrial, y endurecerá las penas para los infractores.

Asimismo, este plan de acción, elaborado conjuntamente por los ministerios de Agricultura y Consumo, incluye la posibilidad de establecer una lista a nivel europeo de productores de piensos.

Mientras tanto, arrecia la tormenta política en Alemania por este escándalo sanitario, liderada por los principales partidos de la oposición, que han criticado fuertemente la gestión de la crisis por parte del Ministerio de Agricultura.

Los Verdes exigieron hoy la dimisión de la ministra del ramo, Ilse Aigner, de la cristianodemócrata CSU, y los socialdemócratas del SPD consideraron que la titular de Agricultura se encuentra "desbordada" por la crisis.

La CSU, socio minoritario de la coalición gobernante, defendió por su parte a Aigner y destacó que "se ha comportado de forma completamente correcta" en la gestión del escándalo de los piensos contaminados con dioxinas.

Por su parte, el sector agropecuario alemán adelantó hoy un descenso de entre el 10 y el 20 por ciento de las ventas de huevos, carne de ave y de cerdo.

El Gobierno de Baja Sajonia, el estado federado más afectado, apuntó el miércoles que no descartaba que carne de cerdo contaminada con dioxinas hubiese podido llegar a ser comercializada, tan sólo un día después de que se detectase el primer caso de un cerdo con niveles excesivos de este compuesto tóxico.

En la actualidad, sólo algo más de 500 granjas se encuentran clausuradas de forma preventiva.

Además del caso del cerdo contaminado, las autoridades sanitarias alemanas han realizado 19 análisis -18 en huevos y uno en carne de una gallina ponedora- en los que se han detectado índices de contaminación con dioxina superiores a lo tolerado.