Jueves, 10 de Enero de 2008

Estudio cifra en 72 las mujeres asesinadas en 2007, un 4,35% más que en 2006

EFE ·10/01/2008 - 13:48h

EFE - Imagen de archivo de una víctima de la violencia machista.

Un informe realizado por el Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia constata que durante 2007 se produjeron en España 72 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas, tres casos más que el año anterior, lo que supone un incremento del 4,35% y la mayor cifra de los últimos cinco años.

El informe, hecho público hoy por la entidad que dirige José Sanmartín, se basa en datos recopilados entre informaciones periodísticas y fuentes judiciales y policiales.

Por autonomías, las comunidades de Madrid y Cataluña son las que más casos han registrado, once, seguidas por la Comunitat Valenciana (diez) y Andalucía (ocho), mientras que las provincias con mayor incidencia han sido Madrid (once víctimas), Alicante (seis) y Barcelona (cinco).

En términos relativos, casi cuatro mujeres por cada millón de ellas mayores de 14 años han muerto a manos de sus parejas o ex parejas en el último año.

En proporción al número de mujeres residentes en las distintas comunidades o ciudades autónomas, donde más casos de violencia doméstica se registran es en Melilla (37,54%), Cantabria (7,7%) y Castilla-La Mancha (7,17%).

El perfil de edad de la víctima responde, en 21 casos (el 30,88% del total), a mujeres de entre 25 y 34 años, seguidos por los 15 casos del tramo 35-44 años, los 11 de más de 64, los 10 con edades entre los 45 y 54 años y los 7 casos de mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas que tenían entre 55 y 64 años.

El 70,59% de las mujeres asesinadas era de nacionalidad española, el 20,83% provenía de Sudamérica, el 10,11% de países de la Unión Europea -de las cuales el 8,33% corresponde a países del Este- y el 2,78% de países africanos.

Asimismo, el 83,33% tenía un trabajo no cualificado, mientras que al menos el 25% de las víctimas tenía empleo. Además, el 34,72% de las mujeres asesinadas había sufrido previamente malos tratos, el 31,94% había denunciado a su agresor y, al menos, 2 de cada 10 de sus agresores tenía, en el momento del crimen, una orden de alejamiento.

En cuanto al momento en el que el agresor -en el 16,67% de los casos con empleo y el 63,64 % de ellos no cualificado- mató a su pareja, éste lo hizo en presencia de sus hijos en, al menos, el 9,72% de los casos.

En el 73,9% de los casos, el crimen se cometió en el domicilio de la víctima, mientras que el método más utilizado para llevar a cabo estos "femicidios" -como los denomina el Centro Reina Sofía- es el uso de arma blanca (en el 60,5% de los casos), seguido por el estrangulamiento y la agresión con objetos contundentes.

La vinculación más habitual entre el agresor y la víctima es la de cónyuges (38,24%) y un 36,76% de los asesinos cometió su crimen tras haberse roto la relación.

El Centro Reina Sofía destaca, con estas estadísticas, que la mayoría de los asesinos de estas mujeres ha sido detenida y uno de cada diez se ha suicidado.