Archivo de Público
Jueves, 13 de Enero de 2011

Muertes por gripe estacional trepan a más del doble en G.Bretaña

Reuters ·13/01/2011 - 17:18h

Por Kate Kelland

La cantidad de muertes por la epidemia de gripe estacional que afecta a Gran Bretaña desde octubre aumentó el jueves a más del doble, al alcanzar las 112 víctimas desde los 50 decesos de la semana previa, mostraron estadísticas de la Agencia de Protección de la Salud.

De las 112 muertes confirmadas, 95 fueron por la cepa de influenza H1N1, que se expandió por el mundo en forma de pandemia entre el 2009 y el 2010, indicaron los funcionarios.

La mayoría de aquellas personas que murieron tenían menos de 65 años y nueve casos fueron en niños menores de 14 años. Desde octubre se han producido seis muertes en chicos de menos de 5 años.

"La gripe aún está circulando en la comunidad y el mensaje sigue siendo que aquellas personas en un grupo de riesgo reciban la vacuna estacional lo antes posible ya que es la mejor forma de protegerse de la influenza este invierno", dijo John Watson, jefe del departamento de enfermedades respiratorias de la agencia.

El aumento en los casos de gripe ha generado escasez local de las vacunas estacionales pero la jefa médica británica, Sally Davies, aconsejó la semana pasada a los médicos que empleen las dosis de la inmunización pandémica que quedaron de la temporada pasada en caso de que hagan falta.

La pandemia del 2009/2010 mostró ser menos severa de lo que se temía y por ello el Reino Unido dispone de gran cantidad de reservas de la vacuna contra la cepa H1N1.

La agencia dijo en un comunicado que las estadísticas de muerte hasta el momento representan "sólo una proporción de las muertes por gripe o complicaciones de la gripe en la actual temporada.

Las autoridades británicas no brindan regularmente actualizaciones de los decesos por influenza estacional, pero lo están haciendo este año porque se esperaba que la cepa pandémica H1N1 fuera dominante esta temporada.

Las estimaciones de muertes relacionadas con la gripe cada invierno suelen ser de entre cero y 5.000, indicó la agencia, pero tienden a ser de mayores de 65 años, en lugar de jóvenes, como está sucediendo esta temporada.

"Es importante que las personas hagan todo lo que puedan para reducir la expansión del virus", dijo Watson. "Cubran su nariz y boca con un pañuelo descartable cuando se tose y estornuda, tirando el papel lo antes posible y limpiando las manos lo más rápido posible", añadió.