Jueves, 10 de Enero de 2008

El proyecto de interconexión eléctrica estará listo en verano

Los dos Gobiernos han acordado que una empresa mixta integrada por los gestores de la red de transporte eléctrico de ambos países

EFE ·10/01/2008 - 12:52h

Los Gobiernos de España y Francia se han comprometido hoy a cerrar el proyecto de la nueva interconexión eléctrica que unirá Figueres (Girona) con Perpiñán (Francia) antes del próximo 30 de junio.

Así consta en el documento que firmarán el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, al término de la cumbre bilateral que se celebra hoy en París.

Los dos Gobiernos han acordado que una empresa mixta integrada por los gestores de la red de transporte eléctrico de ambos países, Red Eléctrica España (REE) y Red de Transporte de Electricidad (RTE), se encargue de la ejecución del proyecto y del estudio de su viabilidad técnica, medioambiental y financiera.

Una comisión intergubernamental vigilará la labor que realice esta compañía para poner en marcha el proyecto antes de fin de junio de este año.

La empresa mixta se hará cargo de todos los costes relacionados con la construcción de la línea de alta tensión.

Respeto al medio ambiente 

España y Francia se comprometen a concretar rápidamente el proyecto respetando el medio ambiente, ante los temores de los grupos ecologistas y de algunas entidades de municipios por los que transcurrirá el trazado.

Para ello, se estudiarán posibles soluciones, como el soterramiento parcial de la vía, solución recomendada por el coordinador de la UE para este asunto, Mario Monti, presente hoy en la reunión plenaria de la cumbre.

España se había marcado como objetivo en esta cita fijar una fecha para concretar la interconexión antes de que Francia asuma la presidencia de turno de la UE en el segundo semestre del año.

El Gobierno español da por cerrado el trazado del enlace, aunque aún no se conoce con detalle por qué localidades transcurrirá. La línea de alta tensión, de 55 kilómetros de largo en el tramo compartido, irá en paralelo al corredor del AVE y de la autopista AP-7, por el paso pirenaico de El Pertús.

La nueva interconexión duplicará la capacidad de intercambio eléctrico entre ambos países y aumentará la seguridad de suministro para España.