Archivo de Público
Jueves, 13 de Enero de 2011

Salander: americana y más ocura

Rooney Mara será la protagonista femenina de la versión americana de la saga Millenium

PUBLICO.ES ·13/01/2011 - 11:19h

La actriz Rooney Mara caracterizada como Lisbeth Salander, en la portada de la revista 'W'.- JEAN BAPTISTE MONDINO

Los Hombres que no amaban a las mujeres, primera obra de la trilogía Millenium, de Stieg Larsson, es la franquicia literaria más importante desde Harry Potter.

Igual que la obra de Rowling ha generado una saga millonaria. Si los estadounidenses se quedaron sin su aprendiz de mago, no han desaprovechado la oportunidad de tener su Salander made in USA. David Fincher (La Red Social, Seven) dirigirá la cinta, cuya fecha de estreno aún no ha sido concretada oficialmente.

Lo que sí se sabe ya es quien encarnará a la hacker repleta de tatuajes: será Rooney Mara, la dulce novia de Zuckerberg en la Red social. Para interpretar el papel ofrecerá un cambio camaleónico, según demuestran las primeras fotos publicadas por la revista W . Esta nueva Salander es algo distinta, carece de la elegancia descrita por Larsson en su obra y es más oscura, como la cinta que prepara Fincher.

De hecho, el propio director ha reconocido que la película será más oscura y sangrienta que el libro y la cinta Suecas. Con un toque más parecido a las primeras cintas de Fincher, un director que se ha destacado por sacarle jugo al género de los asesinos en serie.

Estos no son todos los cambios que preparan. Según las primeras filtraciones, el director de El Club de la lucha tiene previsto cambiar el desenlace de la adaptación al cine de la primera parte de la trilogía. Habrá que saber como consigue continuar la historia del resto de libros.

Un remake cercano

Esta cinta es uno más de los remakes que EEUU ha ido adaptando en los últimos años. Véase un Funeral de Muerte, Vanilla Sky, o Funny Games. En el caso de la última para la versión americana se eligió al mismo director de la cinta original, Michael Haneke. Éste la realizó igual que la otra, plano a plano. Sólo se diferenciaba de la original en 30 segundos.