Archivo de Público
Jueves, 13 de Enero de 2011

Obama pide que se modere la crispación política en EEUU

El presidente de EEUU llama a "un discurso público más civilizado" en un  homenaje en la Universidad de Arizona a las víctimas

ANTONIO LAFUENTE ·13/01/2011 - 06:12h

EFE - Los Obama, durante el homenaje a las víctimas.

Barack Obama ha conseguido aplausos de ambos lados del crispado espectro político de EEUU con su discurso conmovedor en honor de las víctimas del tiroteo el pasado sábado en Tucson, que se saldó con seis muertos. El presidente apeló el miércoles por la noche ante una abarrotada sala de la Universidad de Arizona en Tucson al diálogo y contra la radicalización del discurso político que ha sido objeto de debate tras la matanza.

"En un momento en que nuestro discurso se ha polarizado tanto y cuando nos empeñamos en culpar de todos los males del mundo a los que piensan de forma diferente a nosotros, es importante parar un momento y asegurar que nos hablamos de una manera que cierre heridas y no las abra", dijo Obama, que demostró sus mejores dotes de oratoria a la altura del hombre de Estado que está por encima del debate partidista.

Las palabras del presidente marcaron un contraste enorme con la declaración de Sarah Palin, la líder del movimiento ultraderechista Tea Party y posible candidata a la presidencia en 2012, que horas antes había defendido la retórica beligerante como parte de la libertad de expresión.

Obama recordó que Christina Green, la niña de 9 años asesinada por Jared Lee Loughner, tenía la misma edad que una de sus hijas. "Quiero que miremos todo esto con los ojos de una niña, sin el cinismo o la virulencia que los adultos solemos dar por descontado. Quiero que estemos a la altura de lo que Christina esperaba de nosotros. Quiero que nuestra democracia sea tan buena como ella imaginaba".

Giffords abre los ojos

Otro momento emotivo fue cuando Obama anunció que Gabrielle Giffords, la congresista demócrata gravemente herida, había abierto los ojos por primera vez desde el sábado cuando la pareja presidencial la visitaba en el hospital de Tucson.