Archivo de Público
Jueves, 13 de Enero de 2011

Dos progresistas se juegan la Presidencia

Aragón y Sala, los mejor situados para sustituir a Casas

Á. VÁZQUEZ ·13/01/2011 - 08:20h

En los corrillos que se formaron tras el acto de toma de posesión de los cuatro magistrados designados por el Senado nadie quiso hacer quinielas sobre quién presidirá el Tribunal Constitucional en sustitución de la cesada María Emilia Casas. No obstante, hay dos nombres que suenan con más fuerza en las apuestas: Pascual Sala y Manuel Aragón, ambos considerados pertenecientes al sector progresista.

Fuentes jurídicas pronostican que en el pleno que previsiblemente convocará hoy el presidente en funciones, Javier Delgado, para la próxima semana los votos de los magistrados que se mostraron más proclives al Estatut de Catalunya serán para Sala. Los de los más conservadores serán probablemente para Aragón. Los primeros consideraron prácticamente una traición que este magistrado se mostrara inflexible a la hora de imponer como condición a la sentencia del texto catalán que el fallo incluyera la falta de validez jurídica del preámbulo.

Delgado convocará el pleno de la votación para la próxima semana

A este reparto esperado de fuerzas falta por asignar los votos de los dos magistrados que se sumaron ayer al Constitucional a propuesta del PSOE, Adela Asúa y Luis Ignacio Ortega. Su ausencia en el intenso debate al que obligó el Estatut podría no hacerles tan favorables a Sala y sí, en cambio, a Aragón, con el que les une la procedencia académica, al ser los tres catedráticos.

El tercer hombre

Pero a este escenario se ha sumado un tercer candidato con el que nadie contaba: Eugeni Gay. Ayer lo negó a los periodistas que cubrían la toma de posesión, pero fuentes jurídicas aseguran que se ha postulado para el cargo ante sus compañeros, aunque estos se lo han desaconsejado porque su renovación debía haberse llevado a cabo en noviembre y podría producirse en cualquier momento.

Gay, con el mandato caducado, se postula ante sus compañeros

Por eso entienden que no tendría sentido nombrar a un presidente para unos pocos meses. Gay pertenece al tercio de magistrados nombrado por el Congreso y del que, según la tradición del tribunal, debería haber salido el futuro presidente si el Senado no hubiera demorado tres años la renovación que le correspondía, haciendo que ambas prácticamente se solaparan en el tiempo. Gay, gracias a su antigüedad en el tribunal, sería el presidente en caso de que fuese necesario recurrir a una tercera votación.

La otra magistrada progresista que se encuentra en esa situación, Elisa Pérez Vera, ha dejado claro a sus compañeros que no tiene ningún interés en presidir el tribunal.

Pero tantos interesados en asumir la Presidencia dentro de los magistrados considerados progresistas puede hacer que la historia se repita. La propia María Emilia Casas fue presidenta en 2004 gracias a la división del voto de los magistrados conservadores.

El Constitucional resultante tiene mayoría progresista

Sea quien sea el que resulte elegido, asumirá la responsabilidad de presidir un tribunal al que corresponderá resolver varias cuestiones espinosas, como la Ley de Matrimonios Homosexuales, que el PP ha anunciado que abolirá si llega a gobernar. También tendrá que revisar la Ley del Aborto. Los hasta ayer magistrados del TC discreparon incluso de si se podía suspender el texto legal aprobado por el Gobierno, aunque no está previsto en la norma.

La ley que prohíbe las corridas de toros en Catalunya, la condena del ex presidente de la Cámara vasca Juan María Atutxa por desobedecer al Tribunal Supremo y la doctrina Parot (por la que las redenciones de pena del Código de 1973 se aplican sobre el total de la condena impuesta) también están en el orden del día del Constitucional que echó a andar ayer.