Archivo de Público
Miércoles, 12 de Enero de 2011

Facua presenta las primeras 142 denuncias antitabaco

Crece la picaresca para tratar de burlar las prohibiciones de la nueva ley

PÚBLICO ·12/01/2011 - 22:00h

efe - Clientes del bar La Abadía fuman en un furgón.

La asociación de consumidores Facua presentó este miércoles las primeras 142 denuncias de usuarios por incumplimiento de la Ley Antitabaco ante las autoridades sanitarias de Andalucía, Cantabria, La Rioja, Murcia y Navarra.

Aunque en general la ley se cumple, aumenta el número de establecimientos que echa mano de la imaginación para tratar de burlar la norma. Es el caso del restaurante La Abadía de Nigrán (Pontevedra), cuyo dueño ha habilitado un furgón frente al local para sus clientes fumadores. Caben seis personas, tiene calefacción y una mesa camilla con ceniceros.

El gerente del restaurante, Fernando Sánchez, insistió en que es "una propiedad privada" que "no tiene nada que ver con el local", por lo que, según argumentó, "cada uno puede hacer lo que quiera" en su interior. Por su parte, el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, aseguró que permitir a los niños estar en un coche con fumadores (un aspecto no regulado por la ley) tendría que considerarse "maltrato".

Clubes dentro de los bares

Mientras, en Balears los hosteleros pretenden crear dentro de los establecimientos clubes privados de fumadores. La semana que viene presentarán al Ministerio de Sanidad su propuesta, que consiste en la instalación de una plataforma giratoria que permitirá servir la bebida y la comida a los fumadores sin que los camareros tengan contacto con ellos.

Por otra parte, la Ley Antitabaco ha multiplicado por diez la venta de cigarrillos electrónicos, según constató la distribuidora farmacéutica Cofares. Ante este fenómeno, la Consejería de Salud de Andalucía ya ha anunciado que analizará sus componentes "para evitar posibles fraudes o efectos adversos". Además, solicitará a la Agencia del Medicamento que regule la venta de los cartuchos que tengan nicotina, como se hace con chicles y parches.

Otro de los efectos de la ley, según denuncia la Federación de Hostelería, es el aumento del número de clientes que se va del bar sin pagar su consumición.