Jueves, 10 de Enero de 2008

Los comités de apoyo a Betancourt aguardan esperanzados la liberación de dos rehenes de las FARC

EFE ·10/01/2008 - 12:06h

EFE - Patricia Perdomo, hija de la ex congresista Consuelo González de Perdomo, sostiene a su hija María Juliana mientras manifiesta su esperanza de que "hoy sea el gran día" en que su madre y la ex candidata a la vicepresidencia Clara Rojas sean liberadas por las FARC.

Los comités de apoyo a Ingrid Betancourt expresaron hoy su esperanza de que dos de las compañeras cautivas de la franco-colombiana en poder de las FARC sean finalmente liberadas, tal y como anunció el miércoles el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Junto a sus familias, "esperamos con mucha esperanza la liberación" de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo, indicó en un comunicado la Federación Internacional de Comités Ingrid Betancourt (FICIB).

"Deseamos que nada venga, esta vez, a contrarrestar la operación de rescate", añadió la FICIB, después del fracaso de la primera tentativa de liberación que Chávez abanderó durante las fechas navideñas.

El presidente venezolano anunció el miércoles que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) le habían facilitado las coordenadas para ir a buscar a Clara Rojas, adjunta de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, y a la ex legisladora González de Perdomo.

La operación, que podría tener lugar hoy mismo, obtuvo posteriormente luz verde del presidente colombiano, Álvaro Uribe.

"Queremos considerar como gestos de buena voluntad la decisión de las FARC de liberarlas, y la del presidente Uribe de autorizar" su rescate, señaló la FICIB.

Por su parte, el Comité de Apoyo a Ingrid Betancourt en Francia deseó que su liberación sea "coronada de éxito, que Clara y Consuelo no sean balanceadas de nuevo entre la libertad y las cadenas".

La caravana humanitaria organizada por Chávez a finales de diciembre para materializar la promesa de las FARC de liberar a las rehenes fue anulada finalmente por la guerrilla al alegar operaciones militares del Ejército colombiano en su contra.

En respuesta, Uribe no sólo negó esas maniobras sino que dio a conocer la supuesta razón por la que la guerrilla dio marcha atrás: el hijo de Clara Rojas, Emmanuel, que teóricamente debía ser liberado junto a su madre, no se encontraba cautivo sino que desde 2005 ha estado bajo el cuidado de las autoridades de bienestar familiar colombianas.