Archivo de Público
Miércoles, 12 de Enero de 2011

El rey belga rechaza la dimisión del mediador e insiste en negociar

El quinto mediador nombrado por el rey de Bélgica, Alberto II, volverá a buscar un acuerdo entre las principales fuerzas políticas belgas

DANIEL BASTEIRO ·12/01/2011 - 01:00h

Johan Vande Lanotte.

El quinto mediador nombrado por el rey de Bélgica, Alberto II, volverá a buscar un acuerdo entre las principales fuerzas políticas belgas apoyándose en los dos grandes partidos del país. Johan Vande Lanotte dimitió la semana pasada porque fracasó su propuesta de pacto político entre francófonos y flamencos para reformar el Estado.

Sin embargo, el rey ha decidido rechazar la renuncia pidiéndole que lime asperezas entre las siete formaciones en la mesa de negociaciones. El monarca, que ha adquirido un peso político inédito por la falta de consenso entre los partidos, señaló a los líderes de los socialistas francófonos y los separatistas flamencos como los principales ejes de un acuerdo que se abrirá después a los partidos más pequeños.

Sin embargo, se necesita una mayoría de dos tercios a cada lado de la frontera lingüística para aprobar el adelgazamiento del Estado federal, por lo que convencer al resto de partidos es imprescindible. Lanotte proponía una transferencia de la gestión del impuesto de la renta a las regiones, suprimir el Senado, cambiar el estatus de los suburbios de Bruselas y una amplia transferencia de soberanía en materia laboral, salud, tráfico y otros asuntos sociales.

La inestabilidad económica amenaza con superar a la política. Hoy se publican datos macroeconómicos que podrían ser recibidos con escepticismo por los mercados. El monarca, superando sus atribuciones constitucionales, ha pedido al Gobierno en funciones que diseñe un presupuesto restrictivo.