Archivo de Público
Martes, 11 de Enero de 2011

Aguirre cree que el PP ha hecho "algo mal" con Cascos

Cospedal justifica en el "interés general" la negativa a que sea candidato en Asturias

YOLANDA GONZÁLEZ ·11/01/2011 - 08:00h

Esperanza Aguirre ha sido uno de los principales apoyos de Francisco Álvarez-Cascosdurante los meses en los que el ex ministro de Aznar mostró su "disponibilidad" a encabezar la lista del PP al Principado de Asturias. Y una vez descartado, lo sigue siendo. Mientras el PP nacional hace esfuerzos para dar por zanjada la crisis, la presidenta madrileña no tuvo ayer reparos a la hora de sostener que "algo habrá hecho mal" el partido para que se produzca esta baja.

Antes de asistir al comité ejecutivo nacional de su formación, donde no vertió ninguna opinión al respecto, Aguirre ofreció una entrevista en Telecinco. En esta, consideró "lamentable" que su formación "pierda" a Cascos. "Algo habremos hecho mal todos, el partido y él", subrayó, a la vez que insistió en que le parecía y le sigue pareciendo "el mejor candidato".

Precisiones

No obstante, hizo un intento por distanciarse de la actitud adoptada por el ex hombre fuerte de José María Aznar en las últimas semanas. Así, matizó que su apoyo no implica que comparta el portazo dado por Cascos ni las "manifestaciones o actuaciones que ha tenido últimamente".

También la número dos del PP se enfrentaba ayer a su primera comparecencia ante los medios después de que el ex titular de Fomento abandonara el partido el pasado 1 de enero. María Dolores de Cospedal, a quien muchos en la formación ven como la pieza clave para que la balanza se inclinara en contra de Cascos, fue contundente a la hora de asegurar que el partido no va a hacer "absolutamente nada" para recuperarlo.

La "ironía" de los argumentos

A la hora de explicar por qué triunfó la opción de Isabel Pérez-Espinosa en detrimento de la del ex secretario general del PP, Cospedal apeló al "interés general y al interés del partido". Fue el mismo argumento que empleó, a puerta cerrada, en la reunión del comité ejecutivo nacional. Pero de ahí no se movió. Y no precisó cuáles son las cualidades que el partido encuentra en Pérez-Espinosa y de las que carece Cascos. Ni cuándo el partido supo que este no iba a ser el candidato.

En clave interna, no fueron pocos los que leyeron cierta ironía y venganza en el hecho de que la número dos del PP apelara al "interés general" como eje del rechazo a este hombre fuerte de los gobiernos de Aznar. No en vano, el "interés general" fue la justificación que Cascos empleó en la guerra del fútbol de 1997, en su etapa como vicepresidente del Gobierno. Con estos términos se oponía a que hubiese que pagar para ver en televisión las retransmisiones de este deporte.

La número dos del partido también respondió a las acusaciones que desde el propio Cascos y sus fieles se han vertido contra la dirección nacional. En este sentido, sostuvo que en este proceso "se han cumplido de forma escrupulosa los estatutos del PP".

Tras hacer un esfuerzo para asegurar que no mantiene "ninguna rencilla, Cospedal dijo no tener noticia de que Mariano Rajoy, el presidente del partido, haya telefoneado al ex ministro. Con su marcha puso fin a 34 años de militancia en la formación.

Sobre las declaraciones de Aguirre, Cospedal mantuvo que también ella lamenta la marcha de Cascos, pero subrayó que este se marchó de forma voluntaria.

A puerta cerrada, el culebrón del PP asturiano no centró al completo el debate del comité ejecutivo. A la polémica sólo se refirieron Cospedal, Luisa Fernanda Rudi, presidenta del PP de Aragón, y Ovidio Sánchez, líder de los conservadores asturianos.

La candidata de Rajoy para Aragón lamentó que desde ambos sectores del PP asturiano se haya "hecho sangre". "No podemos utilizar las expresiones que se han utilizado", zanjó contando con el visto bueno de Rajoy.

Tomando el testigo de Rudi, Sánchez reconoció que en este proceso han existido "excesos verbales" y "tensiones", pero aseguró que lo que toca ahora es ponerse a trabajar para ganar elecciones.

Expediente informativo

Pese a que en su día, la dirección nacional del partido aseguró que el comité de derechos y garantías de la formación no iba a estudiar las peticiones de amparo por parte de los dos sectores del PP asturiano enfrentados, ayer Cospedal sostuvo lo contrario. Apuntó que el partido tiene abierto un expediente informativo "hace ya bastante tiempo" que abarca tanto los comunicados presentados por Cascos como los presentados por las dirección regional de Asturias y de Gijón.

Fuera de este conflicto y de la reacción al comunicado de ETA, la reunión se centró en los retos del partido para el próximo año, sobre todo las autonómicas y municipales de mayo. Rajoy comunicó a los suyos que presentarán este semestre un proyecto para la recuperación nacional basado en el consenso, la austeridad, el progreso, el empleo y la defensa de la Constitución.

En este momento, el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, imputado en el caso de los trajes, entró en escena. Lo hizo para elogiar la figura de Rajoy y su trabajo desde el congreso de Valencia de 2008, donde fue reelegido. A su jefe de filas le atribuyó el mérito de que el PP esté "más unido que nunca". Y auguró grandes éxitos en mayo.