Archivo de Público
Lunes, 10 de Enero de 2011

Los congresistas de EEUU revisarán su seguridad tras el atentado de Arizona

EFE ·10/01/2011 - 07:37h

EFE - Un grupo de personas rinde tributo en un santuario de apoyo a la congresista demócrata estadounidense Gabrielle Giffords en la oficina de la legisladora en Tucson, Arizona (EE.UU.), ciudad donde fue atacada el pasado sábado y en el que murieron 6 personas mientras otras 14 resultaron heridas.

La Cámara de Representantes de EEUU ha ordenado la revisión completa de las medidas de seguridad que envuelven a los legisladores, tras el grave atentado perpetrado el sábado en Arizona, en el que resultó herida la congresista Gabrielle Giffords.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, anunció ayer la cancelación de los actos previstos la próxima semana para poder realizar una revisión a conciencia de las medidas de seguridad.

"El funcionamiento normal de la Cámara para la próxima semana se ha pospuesto, de manera que podamos tomar las medidas necesarias a la vista de lo ocurrido" el sábado, cuando un atacante mató a seis personas e hirió a catorce en un acto político convocado por Giffords.

Entre los actos cancelados se encuentra la votación sobre la revocación de la reforma sanitaria, uno de los temas polémicos que más ha encendido el debate político en los últimos meses, y que estaba prevista el próximo miércoles.

El jefe de la Mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, indicó que el Congreso solo se reunirá formalmente el martes, si bien no se celebrará ninguna votación.

El miércoles, sin embargo, se tomará en consideración una resolución para honrar a Giffords y al resto de víctimas en el tiroteo.

Boehner ha solicitado al oficial del Congreso, a la policía del Capitolio, y al FBI que "lleven cabo una profunda revisión de la seguridad de los miembros de la Cámara", que será presentada en una reunión de legisladores convocada para el próximo miércoles.

El presidente de la Cámara Baja hizo estos anuncios en una conferencia telefónica celebrada el domingo para analizar las preocupaciones sobre seguridad que han aparecido tras el ataque del sábado.

El congresista John Larson dijo a la prensa que cerca de 800 legisladores, personal del Congreso y familiares de congresistas participaron en la teleconferencia.