Archivo de Público
Lunes, 10 de Enero de 2011

Bondades y perversiones de estos instrumentos de ahorro

·10/01/2011 - 03:04h

¿Qué es un plan de pensiones?

Es una modalidad de ahorro cuyo objetivo es complementar la pensión de jubilación yque permite recuperar el valor de lo invertido más los rendimientos que haya generado cuando se llega al final de la vida laboral (salvo excepciones). La entidad privada que maneja estos fondos los invierte en bolsa, deuda pública o divisas, y cobra al titular diversas comisiones (por la gestión, por el depósito o por su traspaso).

¿Cuánta gente lo tiene?

Inverco, patronal del sector, estima que hay 8,3 millones de partícipes de planes de pensiones (menos de la mitad de las personas con empleo).

¿Cuánto dinero hay invertido?

En 2010, los planes acumulaban 50.556 millones de euros (no hay cifras definitivas), frente a los 52.125 millones que, según VDOS, acumularon en 2009. No es una gran cantidad, si se compara con otros productos de ahorro (los fondos de inversión tienen el doble, unos 162.000 millones) o con lo depositado en otros países.

¿Cuál es su atractivo?

Los planes de pensiones generan, junto a la comprade vivienda, una de las principales deducciones en elIRPF. Las aportaciones que se realizan a estos productosde ahorro se restan de la base imponible (la cantidad sobre la que se paga el impuesto), con un límite de 10.000 euros, o de 12.500 para los mayores de 50 años. Muchas personas tienen un plan principalmente para reducir su factura con Hacienda. Según la Agencia Tributaria, unos 4,3 millones de contribuyentes disfrutan de esa deducción. La aportación media es de 1.829 euros, aunque es mucho mayor en niveles altos de renta.

¿Cuáles son sus inconvenientes?

No es un producto líquido, esto significa que no se puede disponer del dinero, salvo en casos muy concretos de emergencia (como enfermedad grave o paro de larga duración), hasta el momento de la jubilación.

¿Qué impuesto pagan estos productos?

Sólo se paga cuando se rescata. La prestación conseguida tributa en el IRPF al tipo marginal, que puede llegar al 45% en las rentas más altas. Lo aportado antes de 2007, cuando se reformó la ley, mantiene la reducción del 40% en caso de cobrarse de una sola vez.

¿Por qué son tan poco rentables?

Al ser un producto diseñado para el largo plazo, los gestores no tienen la misma presión para buscar rentabilidad a corto plazo que en el caso de los de fondos de inversión, por lo que el seguimiento de las inversiones suele ser menos estricto. Además, tienen limitados por ley sus objetivos de inversión, por lo que les resulta más difícil diversificar en función de la rentabilidad.