Archivo de Público
Domingo, 9 de Enero de 2011

Espinàs invita a las nuevas generaciones de niños a aprender cantando

EFE ·09/01/2011 - 12:54h

EFE - El escritor Josep Maria Espinàs. EFE/Archivo

Cuatro décadas después de su composición y éxito, las nuevas generaciones de niños catalanes pueden volver a canturrear los temas que creó el escritor Josep Maria Espinàs a partir de 1967 destinados a los más pequeños, con el objetivo de divertirlos y educarlos al mismo tiempo.

Edicions La Campana acaba de publicar un libro y un CD con las 26 canciones infantiles escritas por Espinàs, entre 1967 y 1970, con música de Francesc Burrull, y que muchos de los padres treintañeros y cuarentones de hoy escucharon mientras daban sus primeros pasos.

"Les 26 cançons infantils" (Las 26 canciones infantiles) es el título del libro que incluye un CD en el que se recuperan las "Cançons per encarrilar criatures" (Canciones para encarrilar criaturas), así como partituras y textos de ambos autores y anécdotas curiosas.

En una entrevista con Efe, el autor barcelonés comenta que en los últimos tiempos había recibido algunas peticiones para volver a recuperar estas canciones en las que, tanto habla de la obligación de ir a la escuela para hacer amigos, como incide en las nuevas tecnologías de las casas como el televisor o la lavadora.

Por ello, las canciones tienen títulos tan indicativos como "Cançó de llevar-se" (Canción de levantarse), "Cançó de la nevera" (Canción de la nevera), o "Cançó d'anar a dormir" (Canción de ir a dormir).

Volvió a escuchar estos temas y concluyó que "han aguantado el paso del tiempo y todavía enganchan", por lo que ha optado por incluirlas en este nuevo libro, que se puede convertir en un objeto de regalo en estas fechas navideñas, tal como fueron compuestas hace cuarenta años, sin tocar una coma.

Josep Maria Espinàs defiende que ya en su momento fueron temas pensados para que "pudieran ser cantados muy fácilmente", alabando en este sentido el trabajo de Burrull, "que entendió desde el primer momento" su idea para llegar al máximo de personas.

El novelista asevera que cuando creó los textos los más pequeños no tenían "canciones para ellos, a lo más temas tradicionales, como los de Navidad, pero en catalán no había nada relacionado con sus objetos más cotidianos, como los juguetes, o con sus actividades diarias como levantarse o lavarse".

A pesar de que la sociedad catalana de hoy nada tiene que ver con la de aquellos años, Espinàs sostiene que los niños no son tan diferentes y "lo que debían hacer entonces lo deben seguir haciendo ahora, como comer bien o ir a dormir cuando lo mandan sus padres".

A su juicio, además, "la dignidad y la sencillez de su base musical, continúa hoy siendo muy válida".

Asimismo, cree que las consolas del siglo XXI y las tecnologías audiovisuales son compatibles con estas propuestas musicales. "El protagonismo que adquiere el niño que canta no lo encuentra en otras propuestas más modernas", apostilla.

E insiste en que con estas canciones, que tratan de cosas muy próximas a los niños, "se despierta en ellos la curiosidad por el mundo que los rodea".

En el libro, que reproduce cada una de las 26 partituras, cada tema lleva un breve comentario de Espinàs sobre su intencionalidad y otro de Burrull sobre la música.

Además, hay un prólogo de Lluís Llach, uno de los máximos exponentes del fenómeno de la Nova Cançó, en el que alaba las dos "miradas inteligentes y sensibles" que entendieron "la necesidad inaplazable de que los niños también tuvieran la posibilidad de cantar en su lengua canciones modernas, que hablaran de cosas concretas y relacionadas con sus juegos y vivencias cotidianas".

Nacido en Barcelona en 1927, Josep Maria Espinàs ha publicado a lo largo de su trayectoria más de ochenta libros y está considerado como una de las figuras más significativas del ámbito cultural catalán.

Francesc Burrull (Barcelona, 1934) es un músico y pianista, que ha colaborado con artistas como Raimon, Lluís Llach, Guillermina Motta, Núria Feliu o La Trinca, que tiene en su haber, entre otros, el Premio Nacional de Música del año 1992.

Irene Dalmases