Archivo de Público
Domingo, 9 de Enero de 2011

"Queremos acercarnos al mundo de la política con otra mirada"

Al rojo vivo,  es el programa de debate que La Sexta 2 estrena mañana en prime time después de la emisión de Buenafuente

RAMIRO VAREA ·09/01/2011 - 08:00h

Política, periodismo, análisis y tertulia son cuatro de los elementos principales de Al rojo vivo, el nuevo debate que La Sexta 2 estrena mañana en prime time después de la emisión de Buenafuente. El director de La Sexta, Antonio García Ferreras (León, 1966), dirige y presenta esta gran apuesta de la cadena, que se presenta como la alternativa a las tertulias conservadoras que ofrecen la mayoría de los nuevos canales de televisión. "Queremos acercarnos al mundo de la política con otra mirada diferente", admite el periodista.

"No vamos contra nadie, nosotros queremos ser diferentes"

¿Qué se encontrará el espectador en Al rojo vivo'?

Un debate intenso, apasionado, respetuoso y plural con la política como el gran latido del programa. Nuestra intención es mostrar lo mejor de la política y combatir ese hartazgo contra la política que vive parte de la ciudadanía. Queremos una redignificación del mundo de la política. Y en Al rojo vivo vamos a demostrar que aún creemos en la política. Vamos a romper con el tópico de que los políticos son algo negativo. Y lo vamos a hacer desde el más profundo de los respetos.

¿Puede avanzarnos los nombres de algunos de los contertulios que participarán en el debate?

"Al rojo vivo' será un debate intenso, apasionado, respetuoso y plural"

Acudirán periodistas de todos los espectros: Francisco Marhuenda, Nacho Escolar, Gorka Landaburu, Nacho Villa, Esther Palomera, José María Calleja, Alfonso Rojo, Antonio Pérez Henares... Lo que sí puedo avanzar es que el debate no será de derechas. Pero prefiero que sea el espectador quien decida cómo quiere posicionarse.

¿La idea es competir con las tertulias de derechas que ofrece la competencia?

No vamos contra nadie. Respetamos totalmente la línea editorial de todos los canales de televisión, pero nuestra línea no será la que ofrecen los debates actuales. Casi la totalidad de los debates están marcados por una ideología muy conservadora. Nosotros queremos ser diferentes, acercarnos al mundo de la política con otra mirada distinta.

Pero entiendo que sí habrá posiciones enfrentadas y espacio para la discusión.

Pasión, sí; crispación, no. Intensidad, sí; insultos, no.

¿Cómo surgió su nombre para ponerse al frente de este nuevo programa?

Llevábamos trabajando medio año en este proyecto, que surgió con la idea de potenciar a la cadena. Barajé y presenté varios nombres para hacerse cargo del programa, pero la dirección máxima de La Sexta finalmente me planteó que fuera yo quien hiciera frente a este desafío.

¿Le apetecía volver a la primera línea de batalla?

Dirigir La Sexta ya es estar en primera línea. Lo que sí es verdad es que aparecer en pantalla te aporta cierta notoriedad y estás más expuesto a las críticas. El desafío televisivo de este debate es espectacular. Nuestra idea es intentar hacer una televisión diferente contra grandes rivales y en un momento muy complicado.

La Sexta presenta Al rojo vivo' como un debate "de estilo americano". ¿Qué quiere decir?

Nos referimos a la línea estética, al ritmo y a la forma del programa. Es una propuesta moderna, con un diseño muy novedoso, y también muy ágil.

¿Teme la cifra del share'?

No va a ser un programa de grandes audiencias. Buscamos un debate de espacio político y lo que nos preocupa es ser responsables. Con humildad y mucho trabajo, queremos que el debate tenga continuidad en el tiempo.