Archivo de Público
Viernes, 7 de Enero de 2011

Una nueva alianza de bandas mafiosas irrumpe en México

La Nueva Federación une a varios cárteles contra Los Zetas y se atribuye el brutal asesinato de 'La Pelirroja'. Su ahorcamiento fue un golpe mediático del recién surgido pacto entre narcos

MARIA JOSEP SISCAR ·07/01/2011 - 21:30h

J. ALCÁZAR / AFP - Varios policías llevan el féretro de un compañero muerto por los narcos el pasado diciembre.

Su cadáver, colgado de un puente, fue la macabra postal de fin de año en México. Gabriela Muñiz, alias La Pelirroja, una secuestradora que raptaba incluso a sus propios familiares, apareció ahorcada en las calles de Monterrey después de haber sido liberada, con la complicidad de los celadores, durante su traslado de la prisión al hospital. Una nueva alianza de bandas armadas se atribuye su muerte: La Nueva Federación. "La muy pendeja se creyó que la íbamos a liberar (je) sólo fue un ajuste de cuentas, pronto daremos la ubicación de su cuerpesito", escribieron en un comunicado enviado dos días antes de que apareciera muerta.

Agentes corruptos, una mujer despiadada y un grupo delictivo que se toma la justicia por su mano. Todo ello en un 31 de diciembre, cuando las únicas noticias que circulan son cómo ha amanecido México para despedir el año. Un golpe mediático incluso en un país que ya se ha acostumbrado a la violencia. Desde que el presidente Felipe Calderón asumió el cargo hace cuatro años y emprendió la llamada guerra contra el narcotráfico, han muerto 31.000 personas a manos del crimen organizado, 12.700 de ellas en los últimos 12 meses. Pese a ello, el Ejecutivo se empecina en su estrategia de combate militar.

Monstruo de siete cabezas

"Asistimos a una guerra por las drogas, no contra ellas. Y en este sentido, la Nueva Federación aparece como un grupo paramilitar para escarmentar mediante el miedo a quien trate de entrar en el negocio de la extorsión y las drogas sin la autorización de los grupos que históricamente han tenido el monopolio del crimen", asevera el periodista de investigación Diego Osorno, natural de Monterrey.

"La muy pendeja se creyó que la íbamos a liberar", dice Cárteles UnidosEl narcotráfico es en México un monstruo de siete cabezas. Siete son las organizaciones que pelean por el control territorial de un país frontera con el mayor consumidor de drogas del mundo: el cártel de Sinaloa, el del Golfo, el de Tijuana, el de Juárez, los Beltrán Leyva, La Familia Michoacana y los últimos en llegar y los más temidos, Los Zetas. A veces, las cabezas del monstruo se alían entre sí; en otras, se comen entre ellas.

La Nueva Federación se origina en una alianza entre cárteles contra Los Zetas. En esa unión, creada en marzo y denominada Cárteles Unidos, participaron seis cárteles y en su primer comunicado dejaban claro que contaban con el apoyo del ejército. "Nuestra gente está completamente identificada. Por eso decidimos rotular las trokas [camionetas]. Están rotuladas para que el ejército no nos confunda", afirmaban. Ya en diciembre, la alianza cambió su nombre a La Nueva Federación y expulsó al cártel de Sinaloa, al del Golfo y a La Familia Michocana. "Nos decepcionaron por su comportamiento e ideología... Siguen siendo la misma escoria que los Z", decían.

¿Y quiénes son Los Zetas para haber puesto en jaque a tantos cárteles mexicanos? "Los Zetas suponen una ruptura con el orden histórico del narco en México, que incluía: policías, soldados, políticos, y por supuesto los traficantes de siempre", explica Osorno. A diferencia de los tradicionales, Los Zetas no obtienen sus principales beneficios de la exportación de droga, sino que han hecho del narcomenudeo y la violencia su negocio. Con asesinatos y amenazas, han comprado a policías y autoridades.

La coalición de traficantes va contra los que se dedican al narcomenudeoDada la impunidad reinante, cualquier hijo de vecino se hace llamar Zeta para secuestrar, extorsionar y cobrar, ya sea del gobernador o del vendedor de tacos de la esquina. La Pelirroja era uno de ellos. Se la relacionaba con Los Zetas y cumplía condena por varios secuestros, entre ellos el de un primo suyo, dueño de una compañía de camiones, por quien cobró unos 90.000 euros, y el de otro familiar, dueño de un restaurante, por quien exigió más de 200.000 euros. Amenazaba con mutilar partes del cuerpo de los raptados y enviarlas a su familia hasta que abonaran el rescate. Al final, pagó por ello con su muerte y su exposición pública a modo de escarmiento.

"Estamos limpiando la Plaza. De toda la ezzzcoria", decía La Nueva Federación en su misiva, en la que se atribuía la muerte de La Pelirroja.

Asesinato aplaudido

Ante la impunidad que impera en el país, mucha gente da la bienvenida a la pseudojusticia entre cárteles. La muerte de La Pelirroja ha sido muy aplaudida en los foros de los medios que dieron la noticia.

Siete grupos luchan en México por el control del tráfico de drogas hacia EEUUFrente a Los Zetas, esta nueva alianza asegura que "sólo" se dedica al "trasiego de las drogas" y define su ideología como "cero secuestros, cero cobros de piso, cero extorsiones, cero chingaderas... queremos vivir en Pas sin Z". Su comunicado apela a la "gente honrada" y su eslogan parece el de una campaña publicitaria de bienestar social: Para Vivir Mejor. Eso sí, amenazan a todo policía que decida no alinearse con ellos.

De hecho, la aparición del cuerpo sin vida de Muñiz estuvo precedida de varios atentados contra agentes de policía, reclutados por Los Zetas en su mayoría. El 1 de enero asesinaron a otras dos mujeres por venganzas, y desde entonces varios municipios de Nuevo León viven fuegos cruzados entre narcos y la policía que ya han dejado varios muertos.

"Se está cumpliendo lo que [La Nueva Federación] pronosticó. Pasan cosas en todo el estado al mismo tiempo y hay un vacío de autoridad", explica Cuéllar. "Estos comunicados tienen su sustento. No son rumores. Son una advertencia", subraya Juan Cedillo, corresponsal de Efe en Monterrey. Sin embargo, el portavoz de la fiscalía, Jorge Domene, tacha estas afirmaciones de "especulaciones". Respecto a los asesinos de La Pelirroja, también se muestra hermético. Sólo acierta a decir que fue "algún tipo de revancha".