Archivo de Público
Sábado, 8 de Enero de 2011

Sin Pepe y sin referencia

Real Madrid: El central estará de baja un mes debido a una lesión en el sóleo que se produjo ayer

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·08/01/2011 - 08:00h

Referencia sin referencia. Así se ha quedado Mourinho ante la negativa momentánea del club a ficharle el delantero de rompe y rasga que pide desde el verano. El Madrid le contrató seguro de que en su cabeza tenía una fórmula ganadora infalible, de que sería el faro que guiaría el presente y el futuro. Justo lo que demandaban las urgencias del club. Un ganador y una referencia.Una apuesta sobre seguro, aunque hubiera que lidiar con su personalidad.

El glorioso paso del técnico luso por el Oporto, el Chelsea y el Inter no dejaba dudas sobre la eficacia de sus métodos, pero en estos tres clubes Mourinho jugó siempre con un nueve de referencia para el juego en largo y para las segundas jugadas. Uno de los recursos que más utilizó en las dos finales de la Liga de Campeones que tiene en su haber fue la patada largo para Derlei y para Milito. Justo lo que ahora no tiene. Derlei, Drogba y Milito cumplieron esa función vital para Mourinho que Higuaín ha solventado como ha podido y que Benzema no cumplirá jamás porque su fútbol es otro.

Los éxitos de Mourinho llegaron siempre con un 9 de rompe y rasga

Si ese nueve tan específico no llega, Mourinho está ante un reto que probará en el Madrid lo que los argentinos denominan su "arte de armar un equipo". Y en esa tarea, durante al menos un mes, tampoco podrá contar con Pepe, lesionado en el sóleo durante el entrenamiento de ayer. Pero reemplazar a un central no es tan problemático como encontrar un dibujo equilibrado y solvente sin ese nueve por el que tanto brega con el club. Tampoco le concede mucha importancia al banquillo, por cómo repartió los minutos en sus tres últimos equipos.

La variante táctica que Mourinho ha ofrecido hasta el momento ha sido el 4-3-3 sin Benzema y con el condicionante de que claudica con la negativa de Cristiano a desprenderse de su hiperactividad para someterse a la soledad y a la mayor dependencia de la productividad ofensiva del equipo que conllevan la posición de 9.

Sin un Derlei, un Drogba o un Milito, el luso no se siente tan seguroNo hay entrenador sin receta propia y Mourinho parece sentirse menos seguro y en inferioridad para pelear por los títulos sin esa referencia arriba. Por eso presionó hasta el final, con la ayuda de su representante Jorge Mendes, para fichar a Hugo Almeida.

"Las limitaciones que tenemos están ahí y todos pueden verlas". La frase, tras la derrota con el Levante, era otro dardo envenenado del luso al club en su batalla por esa referencia que tanto le ha reportado a lo largo de su carrera. Sin ella, le cuesta verse tan eficaz.