Archivo de Público
Viernes, 7 de Enero de 2011

El pan lidera en Reino Unido ventas de alimentos ricos en sodio

Reuters ·07/01/2011 - 16:33h

Por Lynne Peeples

Un estudio revela que el pan es el segundo alimento rico en sodio más consumido en Gran Bretaña después de la sal; seguido por las salsas secas, el tocino, la leche y el queso.

Para los autores, reducir el sodio en esos alimentos populares mejoraría la salud pública. "El consumo de sodio sigue siendo demasiado alto en el Reino Unido y otros países, como Estados Unidos", dijo la doctora Cliona Ni Mhurchu, de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

"Hay enormes pruebas de que reducir el consumo de sodio mejora la presión y reduce el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o tener un accidente cerebrovascular (ACV)", añadió.

La sal contiene un poco menos del 50 por ciento de sodio. El equipo estima que reducir su consumo diario de los 9 gramos actuales por persona a menos de 6 gramos evitaría 17.500 muertes prematuras anuales en Estados Unidos. Lo ideal es consumir 1-2 gramos diarios.

El equipo de Ni Mhurchu reunió datos de más de 44.000 alimentos en 21.000 hogares del Reino Unido, donde existe un programa de reducción del consumo de sal desde el 2003. La familia promedio había comprado 14 gramos de sal (5,4 gramos de sodio) por día, publica American Journal of Clinical Nutrition.

Además de la sal de mesa, que es la principal fuente diaria de sodio, estaba el aporte de las carnes procesadas (el 18 por ciento), los productos de panadería (el 13 por ciento), los lácteos (el 12 por ciento) y las salsas y los aderezos (el 11 por ciento).

En cada categoría, el tocino, el pan, la leche y las salsas encabezaban la lista. Y las principales marcas tenían un contenido de sodio superior que otros productos. "Deberíamos concentrarnos en los productos que más se venden de cada categoría para obtener el mayor efecto de reducción del sodio disponible para el consumo", dijo Ni Mhurchu.

Estos resultados son "bastante parecidos" a los de estudios previos realizados en Estados Unidos, indicó el doctor Adam Bernstein, de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Sin embargo, los alimentos de Australia superan en contenido de sodio a los del Reino Unido, lo que sugiere que el programa británico de reducción del soldio habría promovido una disminución significativa.

"Un programa nacional de reducción de sal, que combine una política de persuasión de la industria alimentaria para reducir gradualmente la cantidad de sodio agregada, el etiquetado claro y una mayor conciencia pública de los efectos dañinos de la sal en la salud, sería la forma más útil y rentable de disminuir el consumo de sal", agregó la autora.

Tres cuartos del sodio en nuestro organismo ingresa a los alimentos durante su producción.

El equipo no pudo evaluar los alimentos comprados y consumidos fuera del hogar, que representan un 12 por ciento de la dieta promedio de una persona.

Mhurchu indicó que la "reducción modesta del consumo de sal es tan beneficioso como dejar de fumar". Y Bernstein agregó: "Al comprar alimentos procesados, hay que comparar marcas, elegir aquellos con bajo contenido de sodio y buscar alternativas para mejorar el sabor de la comida, como las especias, las hierbas, el ajo y el jengibre".

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 29 de diciembre del 2010