Martes, 2 de Octubre de 2007

Las dudas sobre sexo y bullying es lo que más agobia a los niños

Una de cada tres consultas al Teléfono del Menor está relacionada con algún tipo de violencia o maltrato sobre los pequeños.

RAMIRO VAREA ·02/10/2007 - 20:11h

EFE - El acoso escolar preocupa a niños y adolescentes. / EFE

Acoso escolar (bullying), maltrato físico o psicológico, agresiones extrafamiliares, expulsiones del hogar y abusos sexuales. Una de cada tres llamadas que atienden los psicólogos del teléfono del menor y del adulto de la Fundación ANAR está relacionado con algún tema de violencia o maltrato a niños o adolescentes. Éste es uno de los datos más relevantes del Informe 2006 de la Infancia y la Adolescencia en España, presentado ayer.

Esta memoria anual analiza las 158.496 llamadas recibidas el año pasado por este servicio de atención telefónica (900202010), que en dos años ha atendido casi un 90% más de usuarios. Y algunas conclusiones son significativas: el sexo continúa siendo un tema tabú con la familia; los "problemas de relación" con su entorno más cercano es lo que más preocupa a los pequeños, y las consultas por acoso escolar y violencia doméstica no cesan de aumentar con respecto a años anteriores.

El maltrato psicológico

Los responsables del informe, además, alarmaron de la altísima incidencia que tiene el maltrato psicológico sobre los menores. Se trata, según los psicólogos, de un problema "que se vive con normalidad, como una pauta educativa más, y que es muy difícil de identificar por los padres, familiares, vecinos y educadores". Con frecuencia, afirman los expertos, "es la antesala del maltrato físico", por lo que es básica "la sensibilización y la identificación" del mismo "para poder actuar contra él y erradicarlo".

Mientras, la máxima preocupación de los adultos se centra en temas de separaciones y divorcios, para aclarar sobre todo cuestiones jurídicas y legales. A los hijos les preocupa más "el plano emocional y psicológico" de esta cuestión.

Benjamín Ballesteros, director de programas de la Fundación ANAR, recalcó que muchos de estos problemas se pueden solucionar "dedicando más tiempo a hablar con los hijos". "Los niños necesitan ser escuchados", sentenció.