Archivo de Público
Viernes, 7 de Enero de 2011

La dieta rica en pescado reduce el riesgo de ACV en las mujeres

Reuters ·07/01/2011 - 02:18h

Por Alison McCook

Las mujeres que comen más de tres porciones de pescado por semana son menos propensas a sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

En Suecia, un estudio halló que las amantes del pescado tenían un 16 por ciento menos riesgo de sufrir ACV en 10 años que las mujeres que lo consumían menos de una vez a la semana.

"El consumo de pescado en muchos países, incluido Estados Unidos, es demasiado bajo y su aumento beneficiaría significativamente a la población", dijo Dariush Mozaffarian, de la Escuela de Salud Pública de Harvard y que revisó los resultados para Reuters Health.

Lo mejor es optar por los pescados ricos en ácidos grasos omega 3, como salmón, caballa y atún blanco. "Pero cualquiera es mejor que ninguno", agregó Mozaffarian.

Para la autora, la doctora Susanna Larsson, del Instituto Karolinska de Suecia, "esos ácidos grasos disminuyen el riesgo de sufrir un ACV al reducir la presión y los lípidos en sangre".

Según publica en internet American Journal of Clinical Nutrition, el equipo de Larsson estudió a casi 35.000 mujeres, de 49 a 83 años, sin enfermedad cardiovascular ni cáncer al inicio del estudio, en 1997.

En 10 años, 1.680 (el 4 por ciento) sufrieron un ACV. En el 78 por ciento de los casos se trató de un ACV isquémico.

Las participantes que consumían más de tres porciones semanales de pescado tuvieron un 16 por ciento menos riesgo de sufrir un ACV que las que comían menos de una porción semanal.

"No es un efecto pequeño", apuntó Mozaffarian sobre un resultado similar al de las estatinas.

El equipo indagó sobre la alimentación de las mujeres una sola vez, con un cuestionario que podría haber tenido errores, lo que haría subestimar la relación entre dieta y ACV. "De modo que la reducción real del riesgo sería más alta", agregó.

Las mujeres fueron las más beneficiadas con el consumo de pescado magro, cuando otras investigaciones demuestran que el pescado graso es mejor para la salud. Esto sería porque la mayoría de los pescados grasos, como el salmón, tiene sal agregada en Suecia.

"Entonces, la sal atenuaría el efecto protector de los ácidos grasos en esos pescados", dijo la autora.

Ciertos nutrientes del pescado, como los ácidos grasos y la vitamina D, explicarían esos beneficios. Pero el estudio no pudo probar una relación causa-efecto entre el consumo alto de pescado y la reducción del riesgo de sufrir un ACV.

Comer pescado sería un signo de tener un estilo de vida generalmente más saludable, pero podrían influir otros mecanismos.

En diciembre, el equipo publicó resultados de la misma cohorte: las consumidoras de grandes cantidades de carnes rojas tenían más riesgo de sufrir un ACV.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, 2010