Archivo de Público
Viernes, 7 de Enero de 2011

Beneficios en móviles pero no en luz ni en gas

La CNC admite que la apertura ha ido peor en la energía

F. VICENTE ·07/01/2011 - 08:20h

Facua no encontró ahorros en ofertas de luz y gas.AFP

Los reguladores del mercado se escudan en que existe la opción de reclamar para no ir más allá de una valoración general: "En principio, desde la Comisión Nacional de la Competencia se hace una valoración positiva de los procesos de desregulación y liberalización", dicen desde la CNC. Aunque sí reconocen que el proceso no ha sido igual en unos sectores que en otros: "Ha funcionado mejor en las telecomunicaciones y peor en la energía". Es precisamente en el sector de las telecomunicaciones donde la experiencia es más fructífera, tras década y media de liberalización.

Se crearon tres grandes operadores de móvil que acabaron transformándose en un oligopolio de hecho. Ante ello, el regulador, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), cambió la norma y dio acceso a los llamados operadores virtuales que trabajan sobre las redes levantadas por los otros tres operadores y compiten con ellos. "No podemos tocar el mercado minorista, que se rige por la oferta y la demanda", explican en la CMT. Pero sí pueden forzar "cambios en el mercado mayorista con la esperanza de que repercuta en el precio final".

Cada mes, 350.000 usuarios piden cambiar de compañía de móvil

Desde entonces, la migración de clientes entre compañías se ha disparado. Cada mes se producen unas 350.000 operaciones de cambio de compañía manteniendo el número. Mientras, la veintena de operadores móviles virtuales acaparan un 12% de las nuevas altas y controlan ya el 4% del mercado. Algo parecido ocurre con el acceso a internet, donde las tarifas de los nuevos operadores están desplazando a las tradicionales. Según los datos de la CMT, los operadores alternativos a Telefónica están captando el 70% de las altas netas mensuales.

En cambio, en la energía las cosas van mucho más despacio. Desde sus patronales (Unesa, de electricidad, y Sedigas, de gas) se achaca a "un problema cultural de los consumidores, acostumbrados a mantenerse siempre con la misma distribuidora". Esto les haría impermeables a las ofertas integradas de luz y gas y otros servicios, como revisiones anuales, que, dicen "son paquetes en los que sí se nota una rebaja del precio". Sin embargo, un estudio de Facua realizado en noviembre pasado llega a la conclusión contraria. Tras analizar 24 ofertas de luz y gas, independientes y combinadas, concluyó que "las ofertas de luz y gas son más caras o representan ahorros insignificantes". De ahí que, como reconocen las operadoras, "al pequeño consumidor le cuesta más cambiar de suministrador que lo que podría ahorrarse a fin de mes".