Archivo de Público
Viernes, 7 de Enero de 2011

Xavi da valor a la Copa

El azulgrana reconoce que el equipo quiere este trofeo, vital además para la dinámica del grupo

CESC GUIMERÀ ·07/01/2011 - 08:20h

Xavi, rodeado de jugadores del Athletic, el pasado miércoles en el partido de Copa disputado en San Mamés.efe

La Copa del Rey vuelve a ser un torneo importante para el Barça. El pasado miércoles el equipo se vio obligado a interpretar un guión que no es el suyo para adaptarse a las exigencias impuestas por el Athletic. Y salió vencedor. Guardiola apostó por un once aguerrido y deslucido en la faceta creativa, pero que supo sacar a relucir el fútbol prosaico, inherente a las demandas de la competición.

"Los partidos hay que madurarlos y todos son diferentes. Fue complicado, pero no pasamos demasiados problemas, tuvimos el dominio, ocasiones y quizá sólo nos faltó adelantarnos antes", aseguró ayer Xavi tras la sesión de recuperación en la que participaron los once titulares en San Mamés. El centrocampista fue, de nuevo, uno de los más destacados en La Catedral, se convirtió en el jugador que en más ocasiones ha defendido la camiseta del Barça (550) y se retiró ovacionado cuando fue reemplazado por Puyol. El de Terrassa se mostró muy satisfecho por la clasificación para cuartos de final, en los que el Barça se medirá al Betis: "El año pasado a estas alturas estábamos eliminados después de jugar ante el Sevilla. La Copa nos hace especial ilusión, vivimos una final muy bonita hace dos años y queremos estar de nuevo en otra. A veces parece que la Copa sea el título menos importante, pero para nosotros es un título más".

La sufrida y trabajada clasificación de Bilbao puede ser un punto de inflexión que ayude a crecer competitivamente al equipo de cara a los próximos meses, una vez dejada de lado la racha de continuas goleadas. Desde la llegada de Guardiola al banquillo, la Copa ha adquirido un papel muy importante en la gestión de la plantilla. Los jugadores que disfrutan de menos minutos en otras competiciones han encontrado en esta la oportunidad de sentirse importantes dentro del grupo y disputar minutos de calidad. "Pep ya quería una plantilla relativamente corta para esto, para que todo el mundo pueda participar", señaló Xavi.

Con esta fórmula el Barça se alzó con el título dos años atrás y acabó con 11 temporadas de sequía. Muy lejos quedan ya sonadas eliminaciones ante Figueres, Novelda o Gramenet, y la memoria más inmediata retrata un Barça que ha luchado por el título hasta el último momento pero con suerte dispar. La pasada campaña el Sevilla apeó a los azulgrana en octavos de final tras imponerse en el Camp Nou1-2 y un partido de vuelta en el Pizjuán en el que los visitantes, y especialmente Messi, realizaron uno de sus mejores encuentros que finalizó con un insuficiente 0-1. Con Rijkaard, el equipo ya comenzó a reconciliarse con la Copa y alcanzó dos semifinales consecutivas de recuerdo dispar. Una eliminación competida en manos del Valencia y otra que forma parte de la historia negra azulgrana en la que el Getafe levantó con un humillante 4-0 el 5-2 de la ida.

Final ante el Madrid

Esta temporada, además, la Copa del Rey presenta el aliciente de una posible final entre Real Madrid y Barça 21 años después de la última, en la que un esbozo del Dream Team de Cruyff se impuso al equipo de Toshack (2-0) en el antiguo Luis Casanova de Valencia. "La hipótesis es bonita pero pueden pasar muchas cosas. Todavía quedan rivales de por medio y hablar de una final entre Barça y Madrid sería faltar al respeto al resto de equipos", manifestó Xavi. Un partido con un título en juego ante el eterno rival es una sensación que el canterano todavía no ha experimentado en 13 temporadas en el primer equipo y podría entrar a formar parte de los partidos a que guarda un recuerdo especial: "Para mí defender esta camiseta es un privilegio, lo es todo porque es el club de mi vida y no me imagino vistiendo otra. El 2-6 o el 5-0 son partidos que quedan en la retina,sobre todo por la forma de jugar al fútbol".