Miércoles, 9 de Enero de 2008

Javier Aguirre Onaindia lo niega

Primero desmintió el fichaje de Albelda y luego confesó a ‘Público’ que su llegada le agradaría

PEPE GARCÍA CARPINTERO / HUGO JIMÉNEZ ·09/01/2008 - 23:34h

"Se lo digo como que me llamo Javier Aguirre Onaindia, no sé nada de Albelda, me acabo de enterar. Estuve con Suso (García Pitarch) ahora y tocamos otros temas. Estuve una hora con él y no me dijo nada". De esta manera tan rotunda desmintió ayer el técnico del Atlético el acuerdo al que el club rojiblanco ha llegado con el todavía centrocampista del Valencia, David Albelda, de cara a la próxima temporada, y siempre pendiente de que el valenciano quede desligado de su actual club, noticia ésta adelantada ayer por Público.

Sin embargo, nada más concluir la rueda de prensa y pese a que la web del club se olvidó de recoger el tema Albelda, Javier Aguirre Onaindia se dirigió al redactor de Público para puntualizarle que "desconozco si Jesús (García Pitarch), dada su buena relación con Albelda, ha podido llegar a algún tipo de acuerdo con el jugador". El técnico repitió que acababa de estar hablando con el director deportivo acerca de la posibilidad de reforzar el equipo en el mercado de invierno, pero que no habían comentado nada sobre la próxima temporada. Eso sí, Aguirre dijo que "Albelda es un jugador que me agrada".

El Atlético, como era de esperar, desmiente que tenga un acuerdo con Albelda (no quiere problemas con el Valencia), aunque no descartan que en tres meses pueda ser un jugador que les interese. Por su parte, fuentes del Valencia consultadas por Público señalaron que "David está negociando al margen del club porque a él le da la gana, pues sigue perteneciendo al Valencia y si quiere irse a algún sitio que nos presente una oferta".

El juicio, el día 24

En el club valenciano se sigue sosteniendo la tesis de que Albelda no está despedido. El caso está en los tribunales y el juicio está previsto para el día 24. Albelda se quiere ir sin renunciar a un sólo euro de lo que cree que el Valencia le debe, mientras que el club le ofrece la carta de libertad a cambio de renunciar a los dos años y medio de contrato que le restan.