Miércoles, 9 de Enero de 2008

"¿Y tú qué has ganado?

Se acabó la guerra fría entre Maniche y su entrenador, Javier Aguirre. El portugués se va. Jugará cedido en el Inter hasta el final de temporada

HUGO JIMÉNEZ ·09/01/2008 - 23:30h

El Atlético aún no lo ha hecho oficial, y hasta asegura que no hay nada de nada, pero en Milán esperan hoy al futbolista para someterle al pertinente reconocimiento médico. Maniche estaba sentenciado. Ya lo sabía desde que se borró de la Copa. O peor, desde que desairó públicamente a su entrenador, en el vestuario, delante de muchos de sus compañeros.

Un incidente que permanecía oculto, que nadie se atrevía a pronunciar, pero del que poco a poco van conociéndose detalles. Maniche estaba cambiándose en el camerino de Majadahonda, junto a su taquilla. El entrenador se acercó por su territorio y, en tonocalmado según todos los presentes, se dirigió al portugués: "A ver si espabila y no se borra de esa manera.

Debe de tener más compañerismo y otra actitud". A Maniche no le sentaron bien las recriminaciones de su entrenador con piel de cordero. Y las desaprobó con un gesto despectivo que podría traducirse en un váyase usted a paseo. Como el técnico insistió, el jugador directamente se sobró: "¿Y tú qué has ganado?". Aguirre se hartó: "Nunca más va a volver a jugar en este equipo mientras yo sea entrenador". El ambiente cortaba.

Apartado del equipo

Desde entonces, hace más o menos un mes, el Atlético ha prescindido del futbolista portugués en cada una de sus convocatorias. Cuatro partidos se ha perdido ya Maniche. Daba igual que Motta estuviese lesionado.

Aguirre hasta perdió el miedo a ubicar en el doble pivote a un jugador creativo. Metió a Jurado, con cuatro futbolistas por delante, el supuesto atentado táctico que en su momento le sirvió para justificar su negativa al fichaje de Riquelme. Todo, con tal de cumplir su promesa, que Maniche no volviera a vestir con él la camiseta rojiblanca.

Desde ese momento, el entrenador no le ha dirigido ni la palabra, ni la mirada. Le ha dejado entrenarse junto a sus compañeros, pero como si no existiera. El club buscó ganar tiempo. Le avanzó que el equipo no ficharía a nadie para suplir al luso. Pero al final se ha rendido a la evidencia. También sabe que Aguirre no va a dar su brazo a torcer.

Fuentes del vestuario, reconocen que Maniche "perdió los papeles aquel día". Aguirre se sintió tan desautorizado que no le podía perdonar. Varios futbolistas consideran que el entrenador mexicano ya había sido demasiado permisivo con Maniche en conflictos anteriores. "Me han partido la cara por defenderle y él me lo paga así", comento el técnico a sus más allegados tras el incidente.

Lassana Diarra

El Atlético ya trabaja para encontrar un recambio. Algo que serviría para desautorizar la palabra del presidente, Enrique Cerezo, que se ha hartado a asegurar que el Atlético no acudirá al mercado invernal. Incluso pese a lo de Maniche, a quien, aunque la versión oficial del Atlético lo niega, ya esperan en Milán. Jugará cedido en el Inter hasta el final de temporada, que se guarda una opción de compra para las próximas tres temporadas, cifrada ya en seis millones de euros. A Maniche le resta una temporada más de contrato.

El nombre que más suena para suplirle es el del francés Lassana Diarra, al que hace unos días sus agentes trataron de colocar sin éxito en el Valencia. El centrocampista, de 22 años, apenas goza de minutos en el Arsenal, adonde llegó procedente del Chelsea el pasado verano. Y quiere salir para jugar la Eurocopa.