Archivo de Público
Jueves, 6 de Enero de 2011

John Malkovich se convierte en el avejentado seductor Casanova

EFE ·06/01/2011 - 14:56h

EFE - El actor estadounidense John Malkovich (d) y la actriz lituana Ingeborga Dapkunaite durante el ensayo general del obra "The Giacomo Variations" en el teatro Ronacher, en Viena, Austria. La obra se estrenó anoche en el teatro Ronacher.

El actor estadounidense John Malkovich demostró de nuevo el miércoles en Viena que puede llenar el escenario con una voz ligeramente afónica y actuando de avejentado Casanova en el estreno de la obra teatral "The Giacomo Variations".

El público se mostró agradecido a Malkovich, ante todo por sus dotes declamatorias y de actor, más que por su canto a los compases de escenas de tres óperas de Mozart (Don Giovanni, Le nozze de Figaro y Cosi fan tutte) y de Lorenzo da Ponte, actuaciones muy breves para alivio del aforo en el teatro vienés Ronacher.

Desde el punto de vista formal, el musical puede calificarse de una ópera en dos actos, aunque la soltura y el sentido del humor del libreto, un traje hecho a medida de Malkovich, encajan más bien en una comedia musical al estilo más clásico de Broadway.

El conocido actor no desperdicia ocasión con sus diálogos para divertir al público en su lengua materna, el inglés, salvo cortas excursiones al italiano, que delatan bien su país de origen.

El septuagenario Casanova pasa revista a su polifacética vida de seductor y amante empedernido, escritor de memorias y viajero incansable en una puesta en escena austera y con elementos anacrónicos, incluida una camilla con ruedas para el transporte de enfermos, que contribuyen al entretenimiento.

Es el barítono Florian Boesch en el papel de Giacomo II, quien con sus potente voz salva la velada operística, mientras que Elisa, interpretada por la lituana Ingeborga Dakunaite, y Elisa II, a cargo de Sophie Klussman, pasan a un discreto segundo plano.

La orquesta Wiener Akademie, bajo la batuta de Martin Haselböck, pecó en varias escenas de una cierta estridencia, oscureciendo el recital de Malkovich, pero también fue bien recibida por el público, al igual que la dirección teatral al mando de Michael Sturminger.

No es la primera vez que Malkovich pisa el Ronacher vienés, ya que en julio de 2009 representó magistralmente al escritor austríaco y asesino en serie de mujeres Jack Unterweger en "The Infernal Comedy".