Archivo de Público
Jueves, 6 de Enero de 2011

El Betis asalta el Coliseum

Los verdiblancos desarbolan al Getafe (1-3) y se medirán al Barça en los cuartos de la Copa del Rey

ALFREDO VARONA ·06/01/2011 - 14:20h

Fue tan severo el gobierno del Betis que, con 0-1, Míchelpidió a Cata Díaz que saliese al césped para poner paz. Fue una medida del entrenador que vive una pesadilla. Y salió Cata, pero dio igual, porque no hubo manera de detener al Betis. Desde el primer minuto, aterró a Ustari. Su fútbol fue una alianza perpetua, un proceso de acción y reacción, todo lo contrario que un Getafe en el que no se sabe que pesó más, si el sueño o la confianza. Parejo fue un disparate. Boateng, una sana corteza de roble. Albín no pretendió solucionar nada y, si no llega a ser por Mosquera, la portería de Casto hubiese carecido de tránsito en la primera parte.

Fue un espacio que el Betis eligió para él con futbolistas demasiado buenos como para resignarse. Apareció Iriney, con la pelota pegada. También Salva Sevilla, con el instinto que hace felices a esos dos puñales, Jorge Molina y Rubén Castro, que le identifican en ataque. Sólo Ustari se atrevió a pararles los pies. El portero fue un camaleón en esa primera parte, en la que la grada avisó a su tropa: la eliminatoria estaba en peligro.

El aviso careció de resistencia, porque el Betis volvió a Eurodisney, a esa patria en la que lo único que importa es el balón. El Getafe se metió en casa y Rafa ayudó a Ustari y se subió al potro para sacar un balón debajo de la portería. Después, el defensa malinterpretó su oficio y Jorge Molina hizo lo que quiso con él en el primer gol. Era lo natural. El marcador ya no podía esperar más. Míchel respondió con Cata Díaz, una medida más miedosa que digna. La diferencia es que Mel no jugó a los dados: quitó a Dorado, un defensa, y sacó a Arzu, un mediocampista, para fortalecer la pelota. La respuesta fue puntual. Rubén Castro cogió en paradero desconocido a la defensa y logró el segundo gol sin aprietos.

La mañana justificaba al Betis y daba su merecido al Getafe, que corría en ambulancia a urgencias. Las prisas sólo le valieron en el descuento, cuando Miku encontró solo a Casquero en el área de Casto. Para entonces, el Betis ya llevaba tres de ventaja. Es más, el último de Rubén Castro retrató el partido. Frente a Ustari, se presentaron tres futbolistas béticos por dos de un Getafe que ya había expulsado a su gente de la grada.

 

Getafe 1 - Betis 3

1.- Getafe: Ustari; Pablo Pintos, Marcano, Rafa ("Cata" Díaz, min. 57), Miguel Torres; Boateng, Víctor Sánchez; Parejo (Casquero, min.69), Albín, Mosquera (Manu, min. 45); Miku.

3.- Betis: Casto; Isidoro, Miki Roqué, Dorado (Arzu, 62), Nacho; Iriney, Beñat, Salva Sevilla, Emaná (Ezequiel, min. 50); Rubén Castro y Jorge Molina (Israel, min 80).

Goles: 0-1, min. 55: Jorge Molina. 0-2, min. 72: Rubén Castro. 0-3, min. 90: Rubén Castro. 1-3: Casquero, min. 91.

Árbitro: Clos Gómez (Comité Aragonés): Mostró cartulina amarilla a Rafa (min. 15), Boateng (min. 27), Marcano (min.27) y Albín (min. 86) por parte local y a Iriney (min. 27) y Dorado (min. 48) por parte visitante. Expulsó con roja a Miku después del partido.

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey disputado ante cerca de 7.000 espectadores.