Archivo de Público
Jueves, 6 de Enero de 2011

Boehner, el hombre que llora

I. PIQUER ·06/01/2011 - 01:00h

A sus 61 años, John Boehner es un hombre que se emociona con facilidad. Y llora. Sus colegas y adversarios están acostumbrados y les parece normal. Ayer se le empañaron los ojos cuando tomó posesión de su cargo. Para un hombre hecho a sí mismo, que pasó sus penurias políticas hace una década, la ascensión a la presidencia de la Cámara de Representantes fue un momento de triunfo personal y profesional. Diez de sus 11 hermanos siguieron la ceremonia desde la galería del Capitolio.

Boehner viene de una familia muy humilde y muy católica de Reading, un pueblo de Ohio. Su padre tenía un bar y todos vivían hacinados en un par de habitaciones.

"Empecé limpiando suelos y haciendo de camarero en la taberna de mi padre. Trabajé en todo tipo de oficios para pagarme los estudios", recordó Boehner. "Invertí toda mi alma en mi pequeño negocio [de plásticos] y, cuando vi lo mucho que Washington se había apartado de los valores de los estadounidenses, me presenté como candidato".

Boehner fue representante local de Ohio durante seis años antes de presentarse a congresista en 1990. Fue uno de los lugarteniente de Newt Gingrich durante la "revolución conservadora" que ganó las legislativas de 1994, pero en 1998 perdió su posición en el partido y estuvo apartado del centro de decisiones durante una década. Durante el Gobierno Bush, trabajó con el senador demócrata Ted Kennedy en la elaboración de la ley educativa.

Puros y 'lobbies'

En febrero de 2006, sucedió a Tom DeLay como líder de la mayoría republicana en la Cámara. En su puesto, trató de limpiar la imagen del Congreso de los escándalos sexuales y de corrupción.

Boehner, objeto de bromas por su moreno perpetuo, es amante de los puros, que fuma en un exclusivo club de Virginia, y un hombre un tanto a la antigua. Siempre ha sido muy cercano a los lobbies vinculados a las grandes empresas y la Chamber of Commerce, que este último año lanzó una andanada de ataques contra el Gobierno de Barack Obama.