Miércoles, 9 de Enero de 2008

El príncipe anima a su padre a continuar en la brecha

Más de 500 personas acompañan al monarca en la celebración de su 70 cumpleaños en El Pardo 

YOLANDA GONZÁLEZ ·09/01/2008 - 22:30h

Estaba previsto que después de las palabras de felicitación de José Luis Rodríguez Zapatero fuera directamente el rey el que mostrara su agradecimiento a las 502 personas invitadas a su 70 cumpleaños. Pero el príncipe Felipe, "rompiendo el protocolo" y muy emocionado, dedicó unas palabras a su padre. Lo hizo como "heredero de la corona, pero sobre todo como hijo y en representación de la familia".

En medio de un debate social sobre si ha llegado ya la hora de que Juan Carlos I abdique en el heredero, Felipe señaló que "afortunadamente sigues con ganas de continuar en la brecha". Todo un guiño para el rey, que durante 2007 vivió momentos complicados.

Además de alabar la labor de su padre, el ríncipe de Asturias destacó la "generosidad", "chispa", "humor", "intuición y coraje" del monarca, el "patrón", como le llaman en la familia. Por su parte, el presidente Rodríguez Zapatero, que compartió mesa con los reyes, mostró al rey su gratitud por la "abnegación" con la que ha desempeñado su tarea . En la misma mesa se ubicaron José María Aznar, Felipe González, Leopoldo Calvo Sotelo, los presidentes del Congreso, del Senado, del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Antes de desearle "de todo corazón" que "cumpla muchos más", Zapatero alabó la forma en la que el monarca ha transmitido valores al príncipe Felipe.

En sus palabras, el rey agradeció la aportación que todos los presentes habían hecho para construir una democracia "sólida, estable y avanzada". "Vuestra presencia hoy en esta cena, que tanto agradezco, es una muestra clara de que, desde perspectivas diversas y a veces muy distantes, juntos hemos logrado esa gran transformación, guiados por el común afán de alcanzar el mayor progreso económico, social y cultural.

Tras recordar a los que han sido víctimas de la "barbarie terrorista", y señalar que ha "querido ser rey de todos los españoles", habló de su "renovada determinación de seguir trabajando como rey, con la misma pasión y entrega, al servicio de España y de todos los españoles.

De repente, Rouco

El cardenal arzobispo de Madid, Antonio María Rouco Varela, fue la sorpresa del besamanos. Una hora antes del acto, los portavoces de la Casa Real no tenían constancia de la asistencia de ningún representante de la Iglesia al no tratarse de una institución del Estado. Los presentes eran personalidades que han desempeñado un papel relevante en las instituciones durante los 32 años de reinado de Juan Carlos I.

 

 Presentes...

 El palacio de El Pardo se llenó de personalidades, pero a dos las acogió el rey con especial cariño. Adolfo Suárez Illana acudió en representación de su padre. Fue con él y con el dirigente comunista Santiago Carrillo con quien más tiempo conversó Juan Carlos I.

Y ausentes... 

Entre los invitados hubo contadas ausencias. Además de la esposa del presidente, Sonsoles Espinosa, faltó a la cena el ex ministro Alfonso Guerra. Los grupos de ERC, IU y PNV, menos el lehendakari, se abstuvieron de acudir al completo.