Miércoles, 9 de Enero de 2008

Recetas contra la incertidumbre en la economía

Solbes comparece hoy en el Congreso para explicar la situación económica. Público ha consultado a los expertos qué medidas proponen para la coyuntura.

PÚBLICO.ES ·09/01/2008 - 22:20h

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes acude mañana al Congreso para informar sobre la situación de la economía española. En un momento en que la economía se ha convertido en la estrella del debate, a dos meses de las elecciones, la intervención del ministro se convierte en un elemento político crucial.

Solbes cuenta entre sus argumentos con el aumento de la renta per cápita (España ha adelantado a Italia en el ránking europeo), la mejora en productividad, el superávit presupuestario, el crecimiento del PIB,  el incremento de las exportaciones y la mayor inversión empresarial.

Todos ellos, elementos positivos. Pero lo que ahora se pregunta el ciudadano es si va a haber crisis o no y si la cesta de la compra se va a seguir encareciendo. Y la oposición va a reclamarle al Gobierno medidas.

Los analistas y expertos consultados por Público coinciden en que no se puede hablar de crisis porque los datos macroeconómicos siguen siendo buenos y la desaceleración que se está produciendo ya era esperada e incluso deseada para frenar la escalada en el sector inmobiliario.

Eso no significa que no se deban adoptar medidas. Pero aquí también hay bastante consenso en que no es bueno aplicar medidas reactivas o planes de choque a corto plazo, sino que es mejor diseñar una estrategia y un programa a largo plazo que incida en mejorar la competencia y aumentar la formación de los trabajadores–especialmente los poco cualificados–.

La subida de precios se origina por el encarecimiento del petróleo (que ha tocado el borde de los 100 euros) y de los cereales debido al aumento de la demanda procedente de países como China o India, demanda que seguirá en el futuro. ¿Cómo frenar esta inflación importada?

Algunas medidas ya se han tomado, como recuerda Inmaculada Rodríguez Piñero, secretaria de Política Económica y Empleo del PSOE: la reducción de aranceles a la importación de cereales, plantar en barbecho para aumentar la producción, la penalización a través del Impuesto de Matriculación de los vehículos que más contaminan y consumen y las ayudas para incorporar la utilización de energías renovables en edificios ya construidos (para los nuevos es obligatorio por el Código Técnico de Edificación) con el fin de reducir la dependencia energética del petróleo.

Salvador  Marín, miembro de la Comisión Permanente del Consejo General de Economistas de España, propone alguna más a las ya adoptadas, como aumentar la producción de leche (ahora limitada por la CE) y aumentar la información que reciben los ciudadanos a través de un observatorio de precios y del doble etiquetado de los productos –con el precio en origen y el precio final–.

Empleo

En el ámbito del empleo la receta es casi unánime: hay que reciclar a la mano de obra menos cualificada del sector de la construcción formándola para que pueda encontrar trabajo en otros sectores. Ángel Laborda, director de la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), no cree que ese trasvase se produzca fácilmente, y se conforma con que los servicios sigan creciendo a buen ritmo.

Otro aspecto en el que podría incidirse es en el  de los impuestos, aunque en este caso hay menos unanimidad. Josep Lluis Sanchez Llibre, de CiU,  y Javier Alcázar, de IU, proponen rebajas del IVA en servicios básicos, como la luz y el gas, para mejorar la capacidad adquisitiva de los hogares.

Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, es escéptico sin embargo con las rebajas fiscales aisladas, porque se pone en riesgo el conjunto del sistema y “no se puede sorber y soplar al mismo tiempo”.