Miércoles, 9 de Enero de 2008

El PSOE conservará la mayoría absoluta en Andalucía

Los socialistas andaluces siguen respirando tranquilos. Ninguna encuesta solvente les discute la mayoría absoluta. El macrosondeo del Publiscopio otorga al Partido Socialista 59  asientos en el parlamento andaluz, cuando el control de la Cámara está asegurado con 55

ANTONIO AVENDAÑO ·09/01/2008 - 22:18h

Los socialistas andaluces que dirige Manuel Chaves siguen respirando tranquilos. Ninguna encuesta solvente les discute la mayoría absoluta. El macrosondeo del Publiscopio otorga al Partido Socialista 59  asientos en el Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento de Andalucía. El control de la Cámara de 109 escaños está asegurado con 55, cuatro menos de los que obtendrían los socialistas, que sólo perderían dos de los 61 alcanzados el 14 de marzo de 2004.

Córdoba y Málaga son las dos provincias en que se produce la merma en la cosecha política soclalista: en Córdoba la razón de la pérdida se debe a que la provincia cede uno de sus 13 escaños debido al descenso de población, mientras que en la capital de la Costa del Sol el octavo escaño apuradamente logrado por el PSOE en 2004 regresa de nuevo a las filas populares, restableciéndose así el empate a escaños  que, desde 1994, venía registrándose entre los dos grandes partidos en la provincia.

Por lo demás, los socialistas andaluces apenas pierden 1,3 puntos con respecto a hace cuatro años, pasando del 50,4 al 49,1. Ante una potencia de fuego electoral tan contundente de poco le sirve al Partido Popular pasar del 31,8% de hace cuatro años al 37,7 que le augura el Publiscopio y que se traduciría parlamentariamente en 45 escaños, ocho más que los obtenidos el 14-M.

Mejora homogénea del PP

En medios políticos y periodísticos andaluces se cuenta con una mejora significativa de las posiciones del PP, dado que el pobre resultado que cosechó en 2004 estaba varios puntos por debajo de la media histórica que venía obteniendo en sucesivas convocatorias.  El notable incremento popular revela, por otra parte, una gran homogeneidad: el partido que lidera Javier Arenas obtiene un diputado más por cada una de las ocho provincias, si bien su mayor crecimiento porcentual tiene lugar en Almería y Málaga.

Particularmente en la primera de ellas el crecimiento es de casi siete puntos, lo que  la convierte en la única provincia andaluza en la que el PP aventaja al PSOE: 48,6% frente a 42,6. Almería será precisamente la provincia cuya lista electoral se propone encabezar Javier Arenas, que en anteriores convocatorias autonómicas se había presentado por Sevilla. En los círculos del partido más críticos con Arenas se le reprocha que haya decidido liderar la candidatura menos necesitada, en principio, del tirón personal del presidente del PP andaluz.

Mínimo histórico de IU

Pero si los favorables pronósticos relativos al Partido Socialista y al Partido Popular entraban dentro de lo esperado tanto dentro como fuera de ambas formaciones, no ocurre lo mismo con Izquierda Unida, que tendrá que afrontar fuertes convulsiones internas si se confirma su caída a mínimos históricos. La macroencuesta otorga a la coalición sólo tres de los ya de por sí escuálidos seis escaños obtenidos en 2004. Porcentualmente, pasaría del 7,3 al 5,4% y perdería los parlamentarios por Cádiz, Granada y Jaén, mientras que mantendría la representación en Córdoba, Málaga y Sevilla.


El golpe más duro lo sufriría personal y políticamente el coordinador regional, Diego Valderas, que no conseguiría escaño por la provincia de Huelva, cuya lista encabezará después de haber fracasado en su intento de liderar la de Sevilla. Si, al igual que ocurriera en 2004, Valderas vuelve a quedarse fuera del Parlamento, será muy difícil su permanencia al frente de Izquierda Unida.A su vez, uno de los nombres que tienen prácticamente seguro su regreso al hemiciclo de las Cinco Llagas es el alcalde de Marinaleda y líder histórico del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), Juan Manuel Sánchez Gordillo, cuyas singularidades ideológicas están bastante alejadas de muchos de los planteamientos clásicos de la federación de izquierdas.

Desastre andalucista

Pero todavía hay una formación a la que las cosas pueden irle todavía peor que a Izquierda Unida. La denominada Coalición Andalucista (CA), que encabeza el ex alcalde de Écija, Julián Alvarez, perdería nada menos que tres de los cinco escaños que posee actualmente. La macroencuesta asigna las dos representaciones andalucistas a las provincias de Cádiz y Málaga, dejando fuera a Sevilla, lo que significaría que Álvarez, que encabeza la lista sevillana, también se quedaría fuera del Parlamento. Si tales augurios se confirman, la permanencia de Álvarez al frente del Partido Andalucista sería  muy problemática, por no decir imposible. El fantasma de la disolución vuelve a planear sobre las desconcertadas siglas del nacionalismo moderado andaluz.

Las elecciones andaluzas del 9 de marzo no parece, pues, que vayan a traer grandes cambios en la zona superior de la tabla política ocupada por los dos grandes partidos, pero sí en la zona baja ocupada por los modestos IU y PA. La propia valoración de líderes que hacen los andaluces así parece augurarlo. Sólo Manuel Chaves con 5,3 puntos y Javier Arenas con 5 consiguen el aprobado de los ciudadanos. Valderas suspende con un 4,4 y Álvarez sigue sus malos pasos con un 4,2. El examen definitivo, el 9 de marzo.

Noticias Relacionadas