Miércoles, 9 de Enero de 2008

Puntilla al Impuesto sobre Sucesiones

Catalunya, Canarias, Galicia y Castilla-La Mancha modifican el tributo en este ejercicio

B. C. B. / G. A. / R. B. ·09/01/2008 - 22:17h

La carrera fiscal, y política, de las diferentes comunidades autónomas ha asestado en 2008 el golpe de gracia al Impuesto sobre Sucesiones. El pasado año, el 40% de los españoles ya dejó de pagar este impuesto y, en este ejercicio, gracias a nuevas modificaciones, ya serán mayoría los eximidos de cumplir con este tributo.

Hasta ahora, los ejecutivos socialistas se habían mostrado reacios a alterar el impuesto. Sin embargo, en 2008 han caído dos grandes bastiones, Catalunya y Galicia y a punto estuvo también Asturias si sus presupuestos no hubieran sido rechazados. Por su parte, Castilla-La Mancha (otro de los feudos socialistas) ha introducido una bonificación del 95% en el pago del tributo.

Diferente trato

La modificación del impuesto (que se engloba junto con el de donaciones, aunque los tratamientos son diferentes) varía en cada comunidad. Ya en el año pasado, los que heredaron de un familiar en primer grado en País Vasco, Navarra, Madrid, Cantabria, La Rioja, Baleares, Castilla y León y la Comunidad Valenciana tuvieron una bonificación o deducción de hasta el 99%.

Según las estimaciones de  la Fundación de las Cajas de Ahorro, Funcas, las bonificaciones introducidas reducirán en más del 60% la recaudación que obtienen estas comunidades autónomas por este impuesto.

Canarias también ha optado en 2008 por una reducción del 99%, uno de los frutos de la alianza del PP y Coalición Canaria. Otras comunidades no han sido tan ambiciosas y han optado por la elevación de los mínimos exentos o la bonificación de algunas transmisiones. En particular, son las herencias de una vivienda o la donación de dinero para su compra las que más apoyos han recibido de los gobiernos regionales.

El nuevo modelo catalán

Es el caso de Catalunya, desde el 1 de enero ha elevado el límite exento de pagar impuestos en las sucesiones hasta los 500.000 euros del valor catastral de la vivienda. En las donaciones, antes el tipo mínimo era del 7% y un máximo del 33%. Ahora el mínimo es del 5% en las donaciones de hasta 200.000 euros y el máximo es del 9%, a partir de los 600.000 euros. Asimismo, las donaciones a descendientes para facilitar su independización están exentas en un 95% del importe o de la vivienda donada, hasta un máximo de 60.000 euros.

Este tipo de concesión fiscal ya estaba recogida en varias comunidades como Aragón, Castilla y León, La Rioja o Galicia. La comunidad gallega también acometerá modificaciones parciales que, por ahora, están en trámite parlamentario.

Las herencias inferiores a 125.000 euros quedarán libres de tributar y también se suprime el impuesto por heredar la vivienda habitual si ésta tiene un valor inferior a 150.000 euros y se bonifica de forma progresiva por encima de ese valor, con el resultado de que se pague un máximo del 5%. Además, con el fin de favorecer la sucesión familiar empresa-rial, las pymes tendrán una reducción del 99% .

En Andalucía, donde este año hay elecciones autonómicas, no se prevén grandes cambios si gana el PSOE. Su labor estos cuatro años se ha ceñido a reformas tributarias para mejorar la situación de las familias monoparentales, a aquellas que cuidan personas con discapacidad y para quienes quieren adoptar.

Sí se podría producir un cambio si gana el PP. El candidato popular, Javier Arenas, ya ha anunciado su decisión de suprimir el impuesto, que en Andalucía pagan quienes reciben más de 125.000 euros.

En Aragón, el PAR intentó  la supresión del impuesto pero las modificaciones se han quedado en elevar labase imponible a 150.000 euros y reducir los impuestos de transmisión entre familiares directos.