Archivo de Público
Miércoles, 5 de Enero de 2011

Bruselas propone controles severos a los grandes bancos

Pretende que los supervisores tutelen el riesgo de las entidades "sistémicas"

DANIEL BASTEIRO ·05/01/2011 - 01:00h

José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea.AFP

La Comisión Europea presentará mañana un esbozo de su directiva estrella para la prevención de crisis financieras como la desencadenada por la caída de Lehman Brothers en 2008. Se trata de una directiva contra el efecto dominó; es decir, un cortafuegos contra la caída de un gran banco internacional de importancia "sistémica", esto es, que arrastre a los demás provocando un nuevo riesgo del colapso del sistema financiero. Los poderes de los supervisores serían, por una parte, preventivos, ya que les permitirían analizar y autorizar un plan de gestión de crisis diseñado por la entidad. Sin embargo, los poderes de los supervisores se multiplicarían en caso de que los bancos necesitaran ayudas públicas para seguir a flote. Entre las propuestas que plantea Bruselas está otorgar nuevos poderes a los supervisores nacionales para forzar la sustitución de los directivos de la entidad o incluso su troceo para preservar las áreas de negocio más importantes.

Fuentes del Ejecutivo comunitario consultadas por Público confirmaron además que las propuestas incluyen poner en el punto de mira a las instituciones financieras que presten dinero a bancos en apuros, obligándoles a asumir que no recuperarán todo lo invertido en caso de que el banco se desmorone. La Comisión recuerda, no obstante, que el documento de mañana es una mera relación de ideas que se expondrá a los actores del mercado en forma de consulta pública y que las propuestas concretas no llegarán antes del verano. "Cualquier propuesta contaría con un periodo transitorio para su aplicación y no afectaría a la deuda ya emitida", aseguraron las mismas fuentes.

El control será más estricto para los que reciban ayudas públicas

El planteamiento es para muchos el reflejo en el sector privado de la reestructuración de la deuda pública impuesta por Alemania en el nuevo mecanismo de rescate de países y que implica que a partir de 2013 los bancos podrían no recuperar todo lo prestado a un Estado que necesite el apoyo financiero de la UE y el FMI.

Demasiado grandes para caer

La Comisión insiste en que, por el momento, sólo pretende abrir el debate, pero en los grandes bancos, aquellos considerados "demasiado grandes para caer", se sigue con preocupación la negociación del nuevo marco regulatorio. De aprobarse, los bancos Santander y BBVA estarían, por su gran tamaño, en una lista de bancos sometidos a limitaciones que creen contraproducentes (sobre todo, porque presumiblemente se les exigirá mayor capital), ya que para ellos sus actividades no suponen ningún riesgo para el sistema financiero al estar muy diversificadas.

Santander y BBVA estarían en la lista de los bancos bajo vigilancia

Entre las medidas que podría imponer el supervisor estaría la de redactar el conocido como testamento vital del banco, es decir, un libro de instrucciones sobre cómo trocearlo en caso de quiebra, especialmente si su desmantelamiento afecta a varios países. Además, el supervisor podría obligar al banco a desprenderse de áreas de negocio "que planteen un riesgo excesivo para su solidez financiera", según un documento de trabajo de la Comisión, o la creación de "un banco puente" al que trasladar las "actividades esenciales" para gestionar "la quiebra de forma ordenada".